Toyota Aygo, Citroën C1 y Peugeot 108: los trillizos se renuevan el año que viene


El acuerdo Toyota-PSA para producir sus best-sellers en conjunto se renueva. Como pasó al comenzar esta aventura en el 2005, se montarán en la República Checa, el chasis lo desarrolla Toyota y la motorización la ponen los franceses. El Aygo, el C1 y el Peugeot 107 (que pasará a llamarse 108), verán una segunda generación totalmente nueva a finales del 2014, después de permanecer inalterados una década sin que su éxito haya flaqueado un ápice (bueno, hay que decir que en el 2009 todos se pusieron de acuerdo para cambiarles un poco los parachoques y las luces y que ahora suman dos franjas de LED diurnas.)

Estos trillizos siguen teniendo la llave del segmento A, en parte porque se contonean entre los 9.000 y los 12.000 € sin hacer trampas, es decir, que vienen muy decentemente equipados, no como un Volkswagen Up!, un Seat Mii o un Skoda Citygo, que te los presentan envueltos en papel de regalo por 8.000 € y después no llevan ni una triste radio.

Las otras claves de su éxito sí que las han seguido los competidores. De un lado la posibilidad de elegir entre tres y cinco puertas, y de otro lado un tricilíndrico gasolina con 68 CV y 12 válvulas que en su día se llevó el premio al mejor motor.

En la próxima generación todo seguirá igual aunque van a crecer un poco de tamaño, y luego cada casa lo carrozará con su estilo visual vigente, que en el caso de Toyota intentará reproducir los rasgos del Auris, en el Citroën lo veremos con un look cercano al restyling del C3 y en Peugeot intentarán que sea un baby 308 de la próxima generación. Las fotos del artículo evidentemente son del último lavado de cara (2012) para ponerles las luces diurnas obligatorias.

Evolución mecánica y diferencias

El motor seguirá siendo el mismo aunque revisado a la baja en vibraciones (algo que molestaba a muchos clientes), consumos y emisiones. De momento, PSA no piensa en utilizar sus nuevos tricilíndricos turbo; sólo servirían para encarecer unos modelos que ya tienen suficiente potencia para las posibilidades de performance que ofrecen su chasis y sus dimensiones.

Se esperan dos diferencias entre el Aygo de Toyota y los C1 y 108 de PSA. Una ya existe: el Aygo es el único que puede equipar un cambio automático (Confortdrive). Y la otra es que Toyota quiere cumplir con su proyecto de tener un híbrido en cada segmento. Si el Aygo ha de tener una variante híbrida bastante más cara, tendrá que emplear las nuevas baterías de Ión-Litio en las que los nipones están trabajando ahora (más pequeñas y ligeras), y no las de Niquel Metal Hidruro que calzan los Prius, Yaris HSD y Auris HSD.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *