Tipos de frenos y consejos sobre su cuidado

frenos
En el año 1902, Frederick William y Ransom E. Olds introdujeron en el mercado los sistemas de disco y de tambor. Desde esa cinta de acero inoxidable alrededor de un tambor en un eje trasero, hasta los modernos métodos de frenado actuales con ABS y sistemas electrónicos, ha llovido mucho. Si hace poco hablamos sobre “Cómo revisar los frenos del coche”, hoy repasaremos los diferentes tipos de frenos y algunos consejos útiles para detectar su desgaste.

Frenos de disco

frenos de disco
Consisten en dos pastillas montadas sobre un dispositivo que se acciona hidráulicamente. Estas oprimen las caras del disco de freno que está sujeto a la rueda, aplicando una potencia de frenado constante, controlada y sujeta a una deceleración gradual.

Frenos de tambor

Por su parte, los frenos de tambor están formados por dos zapatas de acero y carbono que se abren en un tambor fijado a la rueda. La presión sobre el pedal permite que las zapatas froten las paredes interiores del tambor provocando el frenado del coche.

Sistemas de freno hidráulicos

Los frenos hidráulicos utilizados hoy en la mayoría de los automóviles y camiones se alinean de forma automática. Se distinguen de dos tipos, de circuito simple o doble.

De circuito simple: El sistema hidráulico de circuito simple se compone de un sistema de émbolos, embalses y un líquido hidráulico. No obstante, sus componentes básicos se basan en un cilindro maestro, donde se encuentran unos pequeños pistones que activan los frenos, y un cilindro esclavo donde se transfiere la presión. También incluye un depósito donde el calor de los frenos se transfiere de nuevo al líquido de frenos.

De circuito doble: Los sistemas hidráulicos de circuito doble se incorporan normalmente en vehículos de lujo de alta gama ya que incorporan sistemas electrónicos. El circuito doble consta de un surco de mando, que se activa cuando se aprieta el freno, y un circuito separado controlado por un ordenador de a bordo. El primer circuito envía una señal al equipo tan pronto como se presiona el freno, el ordenador calcula la fuerza aplicada así como la velocidad del vehículo, y el segundo circuito reparte la presión necesaria al sistema de bomba hidráulica y activa de este modo los frenos.

Freno electrónico

frenos electrónicos
Este sistema es muy similar al anterior, aunque en lugar de poseer un circuito de mando hidráulico, utiliza cables electrónicos para comunicarse con el ordenador del coche. Ya el propio pedal de freno está conectado a un dispositivo que mide la resistencia eléctrica y envía una señal hacia el equipo de frenos, poniendo en funcionamiento una serie de cálculos para un frenado más seguro.

Sistema de antibloqueo de frenos o ABS

Si bloqueamos las ruedas delanteras durante una frenada, no tendremos gobierno sobre la dirección y por más que intentemos girar el volante a un lado o a otro, el coche no cambiará de rumbo (para esquivar el peatón que nos sorprende, un coche que se salta el cruce…), por eso el ABS fue un sistema que revolucionó la seguridad vial. Los sistemas de frenado antibloqueo evitan que las ruedas se bloqueen por el rápido bombeo de los frenos. En cuanto el sistema detecta que una rueda se bloquea, el ordenador del coche controla la velocidad de cada rueda, bombeando aquella que esté bloqueada, mientras que la presión de frenado completo todavía está disponible en las otras ruedas.

Ampliación de la potencia del freno y/o freno de aire

Este sistema se utiliza para amplificar la presión del pedal de freno y ayudar de este modo a detener vehículos pesados, como autobuses o camiones de mercancías. Este refuerzo aprovecha la energía de vacío del motor, usando una serie de válvulas para dirigir el aire hacia el elevador y así aplicar presión extra cuando se acciona el frenado.

Asimismo, los sistemas de freno de aire también están siendo muy aplicados en autobuses, remolques y camiones. Se trata de un circuito bastante sencillo, ya que en esta ocasión es el aire comprimido quien activa el disco estándar o freno de tambor.

Consejos para el cuidado de los frenos

frenos coches

No abusar de los frenos, procurando usar más el cambio de marcha. De esta manera se puede evitar que los frenos se calienten demasiado y durarán más tiempo en buen estado.

– Recuerda que notar una pequeña vibración al accionar el pedal de freno significa que las pastillas y discos de freno están en buen estado.

– Si sientes que el pedal de freno está suave o se va demasiado al fondo cuando lo pisas, es posible que el circuito hidráulico contenga burbujas de aire, por lo que debes llevar el coche inmediatamente al taller.

– Si por el contrario sientes que tienes el freno está demasiado duro para frenar, lo más probable es que las pastillas de freno o los discos estén dañados o muy desgastados.

– Si notas un ruido estridente en los frenos y ha pasado más de un año desde su última revisión, puede ser síntoma de alarma y resultar peligroso.

A continuación, te ofrecemos una lista de los fabricantes cuyos frenos fallan más:

Jaguar – 3,73%
Chrysler – 2,78%
Fiat – 2,74%
Peugeot – 2,55%
Mitsubishi/Mazda – 2,48%
Mazda – 2,44%
Jeep – 2,27%
Lexus – 2,21%
Ford – 2.09%
Land Rover – 2,06%

Artículo recomendado: Los coches con más averías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *