Tesla Model S P85D: eléctrico, 4×4 y con piloto automático

Tesla Model S P85D 2
Se amplía el catálogo del Tesla Model S. Lo hace con una interesante versión con tracción integral que lleva por nombre Tesla Model S P85D. Es la sorpresa que nos tenía preparada el CEO de la compañía, el bueno de Elon Musk.

Con su nuevo sistema de tracción registra un dato de aceleración que le pone los pelos de punta a cualquiera. Puede alcanzar los 100 km/h desde parado empleando 3,2 segundos. ¿Eso le convierte en un superdeportivo? Con esas prestaciones no sería una locura afirmarlo, pero por ahora nos limitaremos a decir que es una berlina eléctrica de otro planeta.

Más autonomía

Lo que también ha mejorado es su autonomía, ya que ahora podemos hablar de 442 kilómetros por carga, lo que se traduce en 16 kilómetros más respecto al Tesla Model S “normal”. El cuarto de milla se lo recorre en 11,8 segundos y puede alcanzar los 249 km/h, una cifra que deja muy atrás los 209 km/h del único Model S que conocíamos hasta ahora. Lo logra gracias a los 700 CV de potencia que entrega con sus dos motores: uno delantero de 224 CV y uno trasero de 476 CV.

Tesla Model S P85D

Reparto de peso perfecto

Como es lógico, la inclusión de un sistema de tracción integral ha repercutido en el peso final. Ahora es 132 kilos más pesado, pero eso se compensa con un reparto entre ejes que aseguran que es de 50:50. El precio también varía, ya que pasa de 105.000 a 120.000 dólares. En febrero llegarán otras dos versiones con motorizaciones menos generosas y precios más populares: 75.000 y 85.000 dólares.

Conducción autónoma

Todo eso es importante, pero no menos importante es la tecnología que incorpora para convertirse en una especie de coche fantástico. Viene con piloto automático y asistente de aparcamiento autónomo. Como podrás comprobar en el siguiente vídeo, el hardware y el software le permiten ayudar de forma proactiva al conductor para evitar accidentes. Lee las líneas de la carretera para evitar cambios de carril involuntario y se conduce solo en función de la velocidad máxima permitida y el estado del tráfico. De hecho, no tiene problemas para frenar sin ayuda y el cambio de carril se puede realizar con el simple gesto de activar el intermitente siempre y cuando no venga ningún coche por dicho carril.

Es sin duda alguna un gran avance hacia la conducción autónoma, pero de momento los conductores de este Tesla Model S P85D no se podrán echar una siesta al volante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *