Skoda Kodiaq Sportline: la versión más deportiva del SUV checo

Skoda-Kodiaq-Sportline
Las apariencias engañan. No vayas a pensar que el Skoda Kodiaq Sportline es la bomba porque no lo es. Al menos cuando pisas el acelerador a fondo, ya que a nivel mecánico sigue contando con la misma oferta de motores que el Kodiaq convencional, que no tiene ninguno que sea un fuera de serie.

¿Y eso qué importa? Más de uno será muy feliz con un Kodiaq que estéticamente es más deportivo a pesar de que las prestaciones no vayan en consonancia. Los responsables de la firma checa lo saben y por ello han lanzado la típica versión deportiva que se está poniendo de moda sin importar el segmento al que pertenezca el modelo en cuestión.

Lo presentarán en Ginebra

Su debut, al igual que el del Skoda Kodiaq Scout (la variante campera), se producirá en marzo con motivo de la celebración del Salón del Automóvil de Ginebra. Allí veremos qué es lo que hace que sea un Kodiaq especial.

Skoda-Kodiaq-Sportline

Los detalles en los que hay que fijarse

De momento, gracias a las fotografías que ha distribuido Skoda, podemos nombrar todos esos cambios que saltan a la vista. Los del interior tendremos que creérnoslos, porque por ahora no hay fotografías por dentro.

Lo que sí vemos es que las llantas de aleación pasan a ser de 19 pulgadas de serie, aunque siempre estás a tiempo de engordar la factura pidiendo unas de 20 pulgadas. El negro se apodera de varias partes del coche, como por ejemplo la parrilla frontal, el difusor trasero, las molduras laterales de las ventanillas, las carcasas de los retrovisores exteriores o las barras de techo.

En el habitáculo, por lo que nos cuentan, han apostado por unos asientos deportivos que en el caso del conductor incluyen ajustes eléctricos con memoria. Van tapizados en Alcántara y llevan costuras en gris. El panel de instrumentos también gana en deportividad, por su diseño y porque ahora nos muestra datos que eran inexistentes como la presión del turbo o la fuerza G.

Skoda-Kodiaq-Sportline

Bien equipado

El equipamiento de serie es muy completo. No le falta sensor de lluvia y luz, retrovisores plegables y regulables eléctricamente, iluminación ambiental LED en hasta diez colores o el logotipo Kodiaq incrustado en los umbrales de las puertas. En opción, el chasis puede ser adaptativo, en cuyo casi facilita la regulación electrónica de los amortiguadores en función del modo de conducción elegido: Comfort, Normal o Sport.

Dos diésel y dos gasolina

Se podrá pedir con dos motores diésel (2.0 TDI de 150 CV y 2.0 TDI de 190 CV) y dos gasolina (1.4 TSI de 150 CV y 2.0 TSI de 180 CV). Todos ellos vendrán con tracción total de serie.

Fotos del Skoda Kodiaq Sportline

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *