Skoda Fabia 2014 y Skoda Octavia CC Coupé


Para deleite de prensa y lectores, entre el súper-Boss de Skoda, Winfried Vahland, y el jefe de diseño, Josef Kaban, se están cocinando todo el menú. La expectativa por lo que ellos han llamado el Skoda-Gen, o un cambio de dirección en la casa, la van alimentando con declaraciones bastante incendiarias.

Esta semana dan más detalles del tercer Fabia que no sabíamos aún. Aunque sigue sin aparecer ni un triste dibujo que sea oficial o que tenga calidad. Sólo hay estos inciertos modelados 3D a los que no les daría ninguna autoridad.

También confirman que en el Salón de París en marzo del 2014 veremos los prototipos de dos coches que ya tienen el estampado de “aprobado para producción”.

Estos dos nuevos vehículos son un SUV diferente al Yeti y al que quieren comparar con el Range Rover Evoque y, por último, el Octavia CC, que habría de seguir los pasos teóricos de la versión coupé del Passat, aunque más pequeño.

Empecemos por el Fabia. Desde su alumbramiento, el urbanita fue, es y seguramente será, la piedra angular de Skoda. Se insistió en que el tercer hijo pródigo preservaría, costase lo que costase, tres axiomas: una gama de versiones decentes, con precios decentes, y motores poco contaminantes. Nada de superminis o RS.

A pesar de esto, en Skoda querían darle un cuerpo más erotizante. Por eso va a ser el primer coche del grupo VAG que monte el chasis modular MQB en un utilitario (el nuevo Fabia crecerá unos pocos centímetros forzosamente.)

Los alemanes han sido bastante conservadores a la hora de ir permitiendo la introducción de la plataforma MQB en otras marcas que no fueran Audi o Volkswagen. En Seat ha llegado al compacto León y en Skoda al Octavia.


Pero, honestamente, no sé qué pacto con el diablo han hecho los checos para tener luz verde y utilizar esta plataforma dentro del segmento B antes que Volkswagen en el siguiente Polo, por ejemplo. La única cosa que me viene a las mientes es que Skoda esté pagando a un precio desorbitado el esqueleto, con lo que la contención del valor final del Fabia va a exigir sacrificios en otros terrenos. O menos beneficios por unidad vendida, o menos calidad. Es puro sentido común.

Sea como sea, tanto el siguiente Polo como el siguiente Ibiza no tardarán en mover ficha y, haciendo caso de lo que se escribe por ahí, tendríamos noticias de sendos rivales a finales del 2014.

Por nuestra parte y pasando por alto a los que gustan de levantar polvaredas, seguimos esperando la “filtración” de alguna imagen para el primer portaestandarte del Skoda-Gen, que seguirá contando con una derivación familiar en su carrocería.

Octavia Coupé

Hasta ahora Skoda ha ido implementando a sus últimos proyectos rasgos visuales de aquel concept Mission L. Tal vez ahora se muevan hacia el Vision D, que es el que está en la imagen.

¿Cuántas veces hemos hablado en Motor a Fondo del regreso y dominio de los sedanes? Catorce o quince años atrás, Seat se los pasó por el forro de los calcetines y aún lo está pagando, aunque recupera terreno a marchas forzadas con el Toledo. Pero Skoda jamás varió un ápice la filosofía de que su compacto fuera un sedán. Y actualmente, usando la misma técnica que Seat, con el Rapid ya tienen dos sedanes en su gama.

Al rebufo de aprovechar el hechizo popular que están generando el Mercedes CLA y el Audi A3 Sedán, Skoda tendrá en el 2015 un Octavia con una caída de techo pronunciada, unas puertas de atrás más pequeñas, e idéntica y mastodóntica capacidad de maletero. En dos palabras, un sedán coupé. Las ideas no nacen espontáneamente sino a base de repetir fórmulas que ya se han usado antes. Como no hay nada nuevo bajo el sol y todo está inventado, este Octavia será una suerte de escala reducida del VW Passat CC.

Para entonces, la gama ya estará cerrada con la versión campera Scout.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *