Será muy difícil morir en un Volvo a partir de 2020


Según Steven Armstrong, responsable de operaciones de Volvo, nadie morirá o resultará gravemente herido en un coche de la marca sueca a partir de 2020. Esta declaración de intenciones, que ha podido ser escuchada durante la presentación del nuevo Volvo S60, nos ha pillado por sorpresa a todos. Sabemos que es una de las mejores marcas en cuanto a seguridad, pero comentarios como este son impensables a día de hoy.


Dos son los motivos que hacen que Armstrong sea tan optimista. Por una lado la mejora en la protección en caso de impacto (seguridad pasiva) y por otro lado la mejora en los sistemas que ayudan a evitar los accidentes (seguridad activa). Precisamente es en estos últimos en los que están haciendo especial hincapié. La tecnología permite aplicar soluciones realmente sorprendentes.

Dos son los sistemas que llevarán de serie todos los modelos Volvo en poco tiempo. Uno es el de detección de peatones para evitar atropellos y otro es el City Safety. En desarrollo se encuentran dos más: un dispositivo que funciona mediante GPS y red móvil GSM para ponerse en contacto con el resto de vehículos y otro que se basa en el control de crucero adaptativo para que los conductores no tengan que intervenir.


En materia de seguridad no cabe duda que Volvo está un paso por delante del resto. La firma sueca siempre ha sido pionera en nuevos sistemas y ha conseguido reducir la tasa de mortalidad en carretera. Aunque todavía les queda mucho camino por recorrer, es evidente que muchas personas se decantan por uno de sus modelos por estas cuestiones tan importantes. Al fin y al cabo, lo que todos queremos es llegar en perfectas condiciones al lugar de destino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *