Seat León híbrido TwinDrive y Altea XL Electric Ecomotive, continúan las pruebas de desarrollo


Llevamos desde 2010 viendo cómo el centro de I+D de Seat busca la manera de afinar un vehículo híbrido enchufable y otro 100% eléctrico. Las pruebas piloto y de recogida de datos se llevan a cabo mediante cesiones de vehículos a determinadas empresas y consistorios. Ayer, la compañía energética Endesa recibió el León híbrido y el Altea eléctrico para una nueva campaña de tests. Se utilizarán durante un año entero, repartiendo su uso entre ocho conductores diferentes, todos empleados de Endesa.

La misión es seguir compilando datos para mejorar el desarrollo. En principio, hay un especial interés por la colaboración entre Endesa y Seat porque obviamente las sinergias entre proveedores de electricidad y fabricantes de vehículos son necesarias. Endesa está tirando adelante un plan de implantación de puntos de recarga eléctricos en ciudades. Y también se están analizando los procesos de recarga para acelerarlos, factor clave en el asentamiento del vehículo eléctrico.

El pasado septiembre, Seat ya cedió por cinco meses dos Alteas XL eléctricos al Ayuntamiento de Madrid. Y no era la primera vez, el Instituto Catalán de Energía, el Instituto para la Diversificación de la Energía y el Ayuntamiento de Barcelona también han ejercido de probadores para estas primeras versiones Beta.

Los vehículos


El Altea XL Electric Ecomotive tiene 135 km de autonomía y 115 CV (85kW). El par motor, como en todo eléctrico, es su mejor baza: 270 Nm disponibles desde que el coche está detenido hasta que alcanza su velocidad máxima, que está limitada ahora mismo en 135 km/h, porque por encima de esa cifra la duración de las baterías cae en picado. Las prestaciones en su uso normal son parejas al Altea 1.6 TDI, quitando, evidentemente, los kilómetros que puede recorrer. Las baterías están debajo de los asientos traseros, preservando así el espacio disponible en el maletero.


El León TwinDrive es un híbrido enchufable que sigue la senda del último Prius Plug-In. El objetivo es dejar el consumo de gasolina en los 2 litros a los 100 kilómetros, cosa que me parece una quimera a día de hoy. También se pretende que pueda circular 52 kilómetros y alcanzar la velocidad de 120 km/h en modo totalmente eléctrico. Ha evolucionado mucho desde su primera versión, que equipaba un motor 1.4 TSI de 120 CV, aunque siga empleando la misma carrocería del León II. Seat guarda muy en secreto cuál es el motor que están usando ahora y cómo se gestiona la propulsión combinada, o el tipo de baterías que lleva instaladas esta última versión.

Si todo va por el buen camino y nada se tuerce, Seat está bastante segura de poder comercializarlos -al menos el híbrido- en un par de años más. El 2015, si los Mayas estaban equivocados y el mundo sigue dando vueltas, dispondremos del primer compacto español híbrido. Porque, de momento, el gupo VAG no les está dando demasiada ayuda y parece que Seat está recorriendo el desierto en solitario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *