Seat en el Salón de París 2012


Las bazas de nuestra marca autóctona en la ciudad del amor han sido el León, el Toledo, el Mii y el ligero restyling del Ibiza, que triunfa allá donde va. No en vano siguen saliendo 1.800 coches de la fábrica de Martorell cada día pese al descalabro del mercado español. Seat está llenando sus pulmones de aire y sacando pecho por China, Rusia y toda Europa. Próxima estación: Sudamérica.

Al León lo tenemos ya muy bien radiografiado, pero verlo en fotos no publicitarias, hechas por periodistas y no por la marca siempre nos hace apreciar mejor la realidad de sus formas. Es bonito y anguloso, adiós por fin al diseño furgonetero.

La plataforma MQB será la misma que la del A3 y el Golf, pero apostamos a que mostrará más garra y nervio en el Seat. Los motores también salen todos del mismo banco de órganos, aunque el yugo de VAG siempre lo tenemos encima: no quieren que les robemos ventas a sus Golf y sus Audi, así que el 1.4 TSI que le permiten a Seat montar en el León, por ejemplo, es la versión antigua de 122 CV en lugar de la nueva con 140 CV y desconexión automática de cilindros.


También nos ponen el freno con la tecnología híbrida pese a que Seat ya cuenta con un prototipo, y no hay planes de que el León tenga en un futuro inmediato este sistema de propulsión. Por el contrario, siguen echándonos encima más diesel, con un descomunal 2.0 TDI CR de 184 CV. La réplica en gasolina será un 1.8 TSI de 180 CV. De momento, esto es lo que habrá, contando con la clásica maniobra del diesel Ecomotive de 105 CV y sistema de recuperación de energía en la frenada.

El Toledo, visto en persona, parece más grande que en las fotos. Ya se podía intuir conociendo que la capacidad del maletero son 550 litros. Así que la polémica sobre si tenía que haberse llamado Córdoba creo que ha quedado zanjada.

Nuevos tiempos para Seat, si conseguimos luchar contra el control y las limitaciones que nos imponen los alemanes. Para reflejar esta búsqueda de cambios, mirad el nuevo logo de Seat, y mirad también cómo ha ido cambiando a lo largo de la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *