Sal y pimienta para el Chevrolet Spark


El benjamín de Chevrolet ha sido el elegido de los preparadores alemanes de KBR Motorsport para su último trabajo. No sé si merece la pena tanta decoración para un modelo con una vocación tan pragmática. Sus dos motores rinden 68 y 81 CV y su diseño, aunque es alegre y desenfadado, no es que vaya muy orientado hacia el terreno de lo deportivo. Pero ahí tenéis las fotos y a los más acérrimos del tuning seguro que les saca al menos una sonrisa.

El kit es meramente estético y no afecta ni al interior del habitáculo ni a lo que hay bajo el capó. Pero es algo que se han planteado como lanzamiento comercial para toda Europa, no sólo un ensayo para una sesión de fotos.

Cirugía estética

KBR Motorsport ha dotado al coche de un kit de suspensión rebajada que proviene de los especialistas de H&R. Le ha calzado unas llantas de 17 pulgadas modelo Barracuda Voltec T6, con acabado negro mate y envueltas por unas gomas deportivas de 185/35R17.

Los tuneadores le han pintado un par de rayas negras en los laterales del coche y también han redecorado el spoiler del techo y las luces. Alrededor de la parrilla también se les ha ido la mano con el negro mate y otros componentes como los portalámparas de los antiniebla los han pintado del mismo color que la carrocería.


El toque final lo pone un escape deportivo que incluye una salida cromada y que suponemos que les dará un sonido más interesante a los molinillos que lleva por motor.

Todo el kit cuesta 5.000 euros, lo cual suena a mucho dinero por lo que realmente ofrecen. Además, el Spark es un coche que basa uno de sus atractivos principales en el precio. Alguien que dispone de unos 9.000 euros para comprarse un coche no sé si querrá dejarse una cantidad superior a la mitad del valor total del vehículo. Pero ya se sabe, los tuneros tienen sus gustos y sus fetiches, y los respeto todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *