Revisión periódica del coche


La revisión del coche es clave para impedir posibles desgastes en sus piezas, sobre todo en aquellas que más intervienen en nuestra seguridad. Esto ayuda optimizar su rendimiento y detectar fugas naturales como las del aceite del motor o el líquido refrigerante.

Las revisiones periódicas constan de unos determinados controles que pueden suponer la sustitución de algunos elementos importantes para el coche. Están programadas por el fabricante del vehículo y pueden ser de dos clases; por kilómetros recorridos o por tiempo transcurrido.

¿Cada cuánto se realiza una revisión?

En estos casos, como norma general las revisiones suelen realizarse a cada 15.000 km recorridos, no obstante, si en el plazo de un año no se llega a este kilometraje, se realizaría una revisión anual.

Revisiones normales


Una vez superados los 15.000 km, es seguro que tendríamos que cambiar el aceite del motor y prepararnos a medir detenidamente las bandas de rodamiento, cuyas ranuras deben tener una profundidad mínima de 1,6 milímetros. Esta es la lista de cambios y revisiones que suelen hacer los talleres especializados:

  • Cambio de aceite del motor.
  • Cambio de filtro de aceite.
  • Revisión de todos los niveles de líquidos.
  • Revisión de correas de servicio.
  • Revisión del estado de las pastillas de freno.
  • Revisión de presiones neumáticos.
  • Revisión de todas las luces y regulación de altura.
  • Cambio filtro del aire.
  • Cambio filtro anti-polen.
  • Cambio filtro gasoil (vehículos diésel).
  • Cambio bujías (vehículos gasolina).
  • Revisión gases escape.

Revisiones principales


Una vez alcanzados los 30.000 km, la revisión conllevaría arreglos más trascendentes para las principales funciones del coche, como sustituir los filtros de aceite y combustible, las correas de mando y alternador, cambiar la bomba de agua, actualizar el aire acondicionado, la dirección asistida, etc. Además de los cambios y revisiones anteriormente vistos, se añaden algunas observaciones más a la lista:

  • Cambio de aceite del motor.
  • Cambio de filtro de aceite.
  • Revisión en todos los niveles de líquidos.
  • Revisión de correas de servicio (A/C, dirección asistida, bomba del agua, etc.)
  • Revisión del estado de las pastillas de freno.
  • Revisión en las presiones de los neumáticos.
  • Revisión de todas las luces.

Revisiones generales (o anuales)

Estas revisiones se establecen cuando la vida útil de nuestro coche alcanza los 60.000 km. No dista mucho de las revisiones principales, pero otros componentes pueden verse involucrados en el desgaste natural de algunas piezas metálicas, así como los elementos que intervienen en la seguridad activa y pasiva de nuestro coche, (por ejemplo, los niveles de anti-congelante que refrigera el motor).

El coste de estas revisiones puede variar dependiendo de la calidad de los elementos, la marca y modelo de nuestro vehículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *