Prueba: Alfa Romeo MiTo 1.4 Turbo MultiAir 135 CV TCT Distinctive


Estiloso y gamberro a la vez, así es como podríamos definir al Alfa Romeo MiTo 1.4 Turbo MultiAir 135 CV TCT Distinctive que hemos tenido la oportunidad de conducir por Barcelona. El utilitario premium del Grupo Fiat está muy capacitado para competir con otros modelos como el Audi A1, el Mini Cooper o el Citroën DS3. Puede hacerlo porque aporta otro punto de vista muy especial para quienes buscan algo más que un coche pequeño para ir de casa al trabajo y del trabajo a casa.

Es verdad que ya lleva varios años en el mercado (llegó en otoño de 2008), pero merece la pena conocerlo para saber que le queda cuerda para rato.

Exterior

La elegancia italiana se manifiesta en el MiTo. Empezando por el frontal, hay que destacar sus ópticas, perfectamente enmarcadas en aros cromados. El paragolpes delantero está situado en una posición muy baja y da cabida a unos faros antiniebla delanteros que se encuentran a pocos centímetros del suelo. Lo mismo sucede con los traseros. En definitiva, el frontal de una imagen muy redondeada e incluso clásica.

Si nos desplazamos por su carrocería lo siguiente que tenemos que admirar es el lateral. Las puertas se lucen sin marco al más puro estilo coupé, algo que también hemos podido ver en los Mini, por ejemplo. Le dan un toque juvenil y deportivo que no le sienta nada mal.


Las llantas de aleación son de 17 pulgadas y hay varios diseños a elegir (decidirte por una de ellas te costará). Ya en la parte de atrás, lo que más llama la atención son sus ópticas redondas, pequeñas y cromadas. El tubo de escape, también cromado, se encarga de finiquitar el ejercicio de diseño llevado a cabo por la casa del Biscione.

Para terminar con la descripción de su exterior, comentaros que las dimensiones son de 4,06 metros de longitud, 1,72 metros de ancho y 1,45 metros de altura. La batalla es de 2,51 metros y su peso es de 1.210 kilos.

Interior

Si os dijera que los materiales empleados no son de calidad os engañaría. Lo mismo sucedería si os dijera que el diseño es aburrido, típico y poco funcional. Si por algo destacan los coches italianos es por disponer de unos habitáculos que superan a los alemanes. No hablo de tecnología, hablo de diseño.

La peor zona de todas es la de las puertas. Se han pasado con el plástico duro y eso es algo que no debe hacer mucha gracia cuando te compras un coche que cuesta unos cuantos miles de euros más que uno generalista. Es la pega más importante, lo demás está francamente bien. La imitación de la fibra de carbono sobre el salpicadero está muy lograda y ofrece una sensación de solidez que le permite pegarse la etiqueta de premium.

El volante, regulable en profundidad y en altura, está forrado en cuero, lo mismo que sucede con el pomo del cambio. La instrumentación es preciosa, con dos relojes enormes que nos advierten de la “Benzina” y el “Acqua”.


Hablando de habitabilidad, es inevitable no mencionar lo cómodo que es su asiento de tipo bucket. Los pétales laterales están muy marcados y dispone de regulación lumbar y en altura. Además, el tejido es bastante fuerte y amplio, ideal para viajes largos. Hay mucho espacio para la cabeza, para las rodillas y para el brazo derecho, que por cierto se puede apoyar en el reposabrazos central.

En la consola central podemos disfrutar de una pantalla de 7 pulgadas que sirve para mostrar la información del sistema de infotainment. Los botones laterales e inferiores nos permiten seleccionar los distintos modos disponibles, mientras que en una posición más baja está el climatizador, un poco mal colocado para mi gusto. Por último, hay que mencionar que cuenta con un pequeño hueco de almacenamiento justo debajo de la consola central.

Del maletero se puede decir que está en la media de lo que ofrece el segmento. Es de 270 litros de capacidad y abatiendo el asiento es posible llegar hasta los 600 litros. La rueda de repuesto de tipo galleta se aloja justo debajo de donde va la carga.

Tecnología

El placer de la conducción pasa por una tecnología sólida y a la última. Por eso el confort de marcha y el comportamiento dinámico se han beneficiado de los dispositivos electrónicos más sofisticados que Alfa Romeo ha sabido diseñar. Además, en materia de seguridad también aprueba con buena nota.

El sistema Start&Stop se lleva la palma porque es el que posibilita una reducción en el consumo y las emisiones considerable. Está disponible con todas las motorizaciones MultiAir (excepto con la de 70 CV) y diésel. El sistema está siempre activo y se puede desconectar fácilmente.


La tecnología MultiAir es la responsable de muchas mejoras tanto prestacionales como de eficiencia. Lo es porque ofrece lo siguiente:

– De un 10% a un 35% más de potencia máxima con un perfil de las levas para altas prestaciones.
– Hasta el 15% más de par a régimen bajo.
– Hasta el 12% más de ventaja en la aceleración.
– Hasta el 10% menos de consumos y emisiones.

Motorización

Como os he comentado al principio, el MiTo tiene una parte de gamberro que le hace adorable. Quienes disfrutan al volante saben que es un coche que ofrece emociones fuertes, que merece la pena conducir aunque sea para ir a la panadería que está tres manzanas más hacia el norte. Dan ganas de pisar el pedal del acelerador, que por cierto es de aluminio (el del freno también, lógicamente).

El motor de la unidad que hemos probado era un 1.4 Turbo MultiAir de 135 CV asociado a una caja de cambios automática de doble embrague de 6 velocidades y 4 posiciones. Esta última está bastante bien colocada y es muy eficaz, tanto que uno se olvida que lleva levas en el volante. Su llegada ha servido para reemplazar al propulsor de 155 CV, logrando reducir considerablemente los consumos y manteniendo unas prestaciones que no están nada mal.

La tecnología MultiAir, mencionada en el apartado anterior, funciona gracias a un sofisticado sistema electrónico de sincronización de válvulas completamente variable. Es de inyección directa y es un cuatro cilindros de 1.368 cc de cilindrada con una relación de compresión de 9,8:1.


En total son ocho las opciones a elegir en lo que a motorizaciones se refiere: seis gasolina (0.9 TwinAir de 85 CV, 1.4 de 70 o 78 CV y 1.4 MultiAir de 105, 135 o 170 CV) y dos diésel (1.3 JTDM de 95 CV y 1.6 JTDM de 120 CV).

Todas las versiones llevan de serie control de estabilidad y el famoso dispositivo Alfa DNA, que permite alterar la respuesta del motor, el ABS, el control de estabilidad, la dureza de la dirección o la rapidez en el cambio de marchas. Los tres modos de funcionamiento a elegir son Dynamic (muy deportivo), Normal (para moverse por ciudad) y Allweather (muy seguro). Este último es ideal para circular por carreteras de baja adherencia.

Su ficha técnica es la siguiente:

– Cilindrada: 1.368 cm³
– Motor: 4 cilindros en línea (135 CV)
– Par máximo: 230 Nm a 1.750 RPM
– Velocidad máxima: 207 km/h
– Aceleración de 0 a 100 km/h: 8,2 s
– Transmisión: Automática de 6 velocidades
– Consumo urbano: 7,1 l/100 km
– Consumo extraurbano: 4,5 l/100 km
– Consumo mixto: 5,5 l/100 km
– Combustible: Gasolina
– Capacidad del depósito: 45 litros

Equipamiento

Existen tres niveles de equipamiento, que son el MiTo, el Distinctive y el Quadrifoglio Verde. El primero de ellos está disponible desde febrero de 2012, cuando llegó para sustituir al Junior (el nombre no acabó de convencer). El acabado Distinctive, que fue el que pude disfrutar, incluye lo siguiente de serie que no incluye el MiTo:

– Llantas de aleación de 16 pulgadas Sport
– Climatizador manual
– Volante y cambio en piel
– Mandos de control de audio en el volante
– Faros antiniebla
– Chrome Line
– Tubo de escape cromado
– Interior con Salpicadero Competizione
– Intrumentación de abordo Matrix


Lo bueno es que se puede complementar con los packs Cool y Technologic, que le dan un toque más deportivo y amplían los servicios multimedia. Lo que incluyen todos los acabados de serie que se pueda destacar es lo siguiente: 7 airbags, radio CD MP3 con 6 altavoces, dispositivo Start&Stop, llantas de acero de 15 pulgadas con tapacubos, tapas de los retrovisores exteriores del color de la carrocería, etc.

Precios para España

– MiTo 1.3 95 CV JTDM MiTo desde 16.230 euros (13.330 euros en promoción)
– MiTo 1.3 95 CV JTDM Distinctive desde 18.310 euros (15.410 euros en promoción)
– MiTo 1.6 120 CV JTDM Distinctive desde 19.415 euros (16.515 euros en promoción)
– MiTo 1.4 70 CV MiTo desde 14.300 euros (12.000 euros en promoción)
– MiTo 1.4 78 CV Distinctive desde 16.750 euros (14.450 euros en promoción)
– MiTo 0.9 85 CV TwinAir S&S Distinctive desde 17.610 euros (15.310 euros en promoción)
– MiTo 1.4 105 CV MultiAir Distinctive desde 17.790 euros (15.490 euros en promoción)
– MiTo 1.4 135 CV MultiAir Distinctive desde 19.215 euros (16.915 euros en promoción)
– MiTo 1.4 135 CV MultiAir Distinctive TCT desde 21.045 euros (18.745 euros en promoción)
– MiTo 1.4 170 CV MultiAir Quadrifoglio Verde desde 21.850 euros (19.550 euros en promoción)

Los precios promocionales son válidos para los meses de julio y agosto de 2012.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *