Nueva generación MINI 2013: ¿para el Salón de Frankfurt en septiembre?


En Carmagazine anunciaron la semana pasada que una renovación completa en la firma MINI ya está definida y terminada, ofreciendo multitud de detalles sobre el futuro inmediato del nombre más top-trending de los coches. Vamos a hablar del asunto, porque según ellos todo va a arrancar en septiembre en el Salón de Frankfurt y ya descartan cualquier sorpresa posible.

Lo primero que hay que decir es que en Carmagazine llevan dando tiros al aire desde el año pasado sobre un supuesto cambio rotundo en MINI después de una década con la misma filosofía. Para hacer circular rumores han estado tirando de teóricos topos e informantes anónimos. La semana pasada llegaron a colgar unas fotos espía del que presumiblemente será el Cooper S de la nueva generación… Han hablado de nomenclaturas internas como F54, F56 o F58. Nada es seguro ni oficial. O sea que todo lo que vais a leer hay que ponerlo entre comillas.

Hay cuatro puntos fundamentales para entender el nuevo MINI.

Carrocería

En el MINI “normal” va a aparecer una variante clásica de cinco puertas (¿adiós al Clubman?). Debería tener voladizos más largos y un capó más elevado para mejorar sus tests de protección de peatones. El interior del 3 y del 5 puertas, obviamente, tendrán espacios muy diferentes. Parece exactamente el mismo camino que han seguido en Fiat con el 500 y el 500L. Pase lo que pase, la línea sería rotundamente continuista en su diseño.

Interior simplificado

La mítica galleta central en el salpicadero con el indicador de velocidad y la pantalla del infotainment desaparece, según Carmagazine. En su lugar llegaría un tablero muy en sintonía con los de BMW, con todos los relojes detrás del volante y el resto de elementos orientados hacia el conductor, conservando el cierto minimalismo y sobriedad de la misma BMW.

Fabricado con retales de BMW

Todas las nuevas variantes de MINI se montarían sobre la nueva plataforma tracción delantera de BMW, que debería llevar también la próxima generación del Serie 1, siendo el primero en lucirla el inminente Serie 1 GT, un pseudo minimonovolumen al que le auspicio un discreto éxito comercial.

Esto significaría que el coche tendría una batalla claramente más larga. Y ahí es donde se puede perder el encanto del “efecto kart” que produce conducir un MINI. Es la gran duda: reparto de pesos distintos, alturas distintas, ejes y suspensiones inéditos… Veremos en qué queda.

Otro retal de BMW es la cesión de su famoso mando iDrive a la familia MINI.

Motores


Carmazine da por seguro el mismo cuatro cilindros del actual Cooper S, pero sentencia que la mayoría de motorizaciones partirán del nuevo 1.5 turbo tricilíndrico de BMW. Un motor que si leéis el primer test que se hizo dentro de un Serie 1 actual, promete tanto brío como ahorro de combustible.

Dentro de escasos meses sabremos qué dosis de verdad hay en todo esto. En las fotos he colocado el MINI Paceman que, junto con el Countryman, son los últimos diseños que están a la venta y que no tienen los clásicos ojos redondos de toda la vida. Me imagino que el próximo MINI, si el cambio ha de ser tan osado, seguirá un lenguaje similar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *