Motores Mercedes AMG para la escudería Lotus F1 en el 2015

foto mercedes amg
Con esta foto y un mensaje de “Bienvenidos a la Familia”, la escudería Mercedes AMG F1 ha dado un campanazo que removerá el escenario de la Formula 1 el año que viene. Es casi más interesante esto que el baile de volantes entre Vettel o Alonso.

Muchas promesas lanzadas al aire para la siguiente temporada: más carreras, propulsores Honda para McLaren y un golpe duro para la hegemonía mecánica que Renault sostenía desde el 2010. Aparte de las incógnitas que se abren y que ya nos dan ganas de finiquitar el duelo Rosberg versus Hamilton, la unión entre Lotus F1 Team y Mercedes como suministrador de motores rompe una trayectoria histórica; desde luego, nada es eterno.

Grosjean y Maldonado

Lotus F1 Team 2013
La falta de dinero en efectivo hizo que Räikkönen pusiera pies en polvorosa y se largara de Lotus al final del anterior mundial, entremedio de amenazas de juzgados si no se le abonaban los millones prometidos en el contrato. De hecho, Kimi no participó siquiera en las dos últimas carreras. Más allá de los trapos sucios, tanto Räikkönen como Grosjean iban fuertes. Acabaron cuartos en el campeonato de constructores y llegaron a hacer un doble podio en Baréin: Kimi segundo, Grosjean tercero.

El E21 tenía un diseño innovador y el motor Renault era un puntal muy sólido. En el 2014, con más escasez de dinero, el equipo no ha encontrado el camino para enderezar el monoplaza, máxime cuando el propulsor no está tan Al Dente. Esta especie de desierto del Serengueti que atraviesa la escudería bien podría convertirse en un manantial de puntos la siguiente temporada si el divorcio histórico con Renault da paso a otro amorío de primavera, y Grosjean y Maldonado ganan algo más de confianza en sí mismos.

Lo primero que hay que probar, claro está, es que el motor de Mercedes sea tan competitivo en el 2015 como lo ha sido en el 2014. Conque vaticinar grandes conquistas ahora mismo es vender la piel del oso antes de cazarlo.

De las cenizas de Renault…

renault f1 r26
El Renault F1 Team ha escrito sus páginas con méritos y tropiezos, pero las primeras hojas de esa bitácora son de 1977. Casi cuarenta años después el equipo francés arde y de las cenizas compradas a precio de saldo con capital malasio y luxemburgués surgió el Lotus F1 Team, al que la mayoría de nosotros –hasta hace exactamente dos horas– llamábamos por asociación aprehendida “Lotus Renault”.

Pero Renault ya no existe en Formula 1. De los días de Prost, Schumacher, Villeneuve o Alonso, de los tiempos del yate de Flavio Briatore y sus muñecas hinchables en bikini no queda nada de nada… Renault únicamente es un constructor de motores que ahora mismo goza de buena salud, pero antes la tenía excelente.

Los malayos ya buscaban una oportunidad de hacer dinero en la Formula 1 en el 2010 con el fallido proyecto Lotus Racing. Fallido, o no tan fallido: de Lotus Racing viene el actual equipo Caterham, compartiendo gastos y haciendo tests de soluciones eléctricas, mecánicas y aerodinámicas con el dinero de los inversores sudasiáticos de Proton. Si Red Bull usa a Toro Rosso o Ferrari usa a Marussia, el Lotus F1 Team emplea a Caterham.

Así, el interrogante mayúsculo en toda esta zarzuela de contratos y accionistas es si Caterham seguirá con propulsores Renault, que el año que viene verá muy diezmada su cartera de clientes, o si Genii Capital y Proton juntarán bastantes euros para llevar bloques Mercedes AMG a Kobayashi y Marcus Ericsson en Caterham F1. Esto suponiendo que ambos pilotos renueven en el 2015, porque Kobayashi arrastra una mala pata esta temporada que no se la deseo a nadie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *