Mercedes-Benz SLS AMG: gasolina vs eléctrico


En el último capítulo de Top Gear hemos podido ver en acción uno de los superdeportivos eléctricos más respetables del mercado, por no decir que es el más respetable de todos. No estamos hablando de un híbrido del tipo Ferrari LaFerrari o el McLaren P1. Es un eléctrico puro y duro que se mueve gracias a dos motores que le permiten entregar 750 CV de potencia y 1.000 Nm de par máximo.

Sí, es el Mercedes-Benz SLS AMG Coupé Electric Drive, una máquina capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos hasta alcanzar los 250 km/h de velocidad punta limitada electrónicamente.

Una bala silenciosa

El bueno de Jeremy Clarkson pudo comprobar de primera mano esas prestaciones tan sobresalientes. No le gustó que fuera tan silencioso, aunque eso no es ninguna novedad viniendo de él. No se ha cansado de criticar el lanzamiento de vehículos eléctricos que se colocan la etiqueta de deportivos o superdeportivos, así que no hay que tener en cuenta sus palabras.

Con lo que sí se mostró contento es con su comportamiento en el circuito. Le sorprendió lo bien que va con el modo de conducción S+ (Sport Plus) y le plantó cara a un SLS AMG gasolina. De hecho, fue más rápido en un sprint que demuestra que los eléctricos aceleran más rápido. Todo por el simple hecho de entregar el par máximo desde la primera revolución.

No os perdáis el vídeo del que probablemente sea el Mercedes-Benz AMG más impresionante de la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *