Los túneles más largos del mundo


¿Para qué rodear montañas cuando se pueden pasar por debajo de ellas? Existen miles de túneles en el mundo, algunos de ellos espectaculares, pero solo unos pocos llegan a ser casi interminables. La evolución de la ingeniería durante el último siglo ha permitido construir muchos de los túneles más largos que existen. Conozcamos algunas de las carreteras “bajo tierra” más famosas del mundo y que, por razones obvias, no han sido diseñadas para claustrofóbicos.

Eurotunel


El túnel más famoso de Europa tiene más de 20 años y por él pasan la asombrosa cantidad de 17 millones de coches al año. Los 50 kilómetros de longitud del también denominado “Chunnel“, unen el Canal de la Mancha desde Francia hasta Reino Unido (y viceversa), bajo 80 metros de agua marina y hormigón de alta densidad. El trayecto, de una hora de duración, fue propuesto por primera vez en 1802 por el ingeniero francés Albert Mathieu, aunque su idea era construir una isla a mitad de camino para que los caballos pudiesen hacer paradas de mantenimiento.

Túnel de Laerdal


Es el túnel excavado más largo del mundo con 24,5 kilómetros de longitud, una joya arquitectónica que ha conseguido “agujerear” las montañas entre las localidades noruegas de Aurland hasta el valle de Laerdal. Para evitar que los conductores experimentasen estados como la nictofobia, la angustia o claustrofobia, un equipo de psicólogos ayudó a incorporar elementos de distracción a medida sin afectar a la conducción ni la seguridad. Para esta mega-construcción, valorada en 125 millones de euros, se necesitaron sacar más de 2,5 millones de metros cúbicos de roca durante 5 años (1995-2000).

Túnel de Zhongnanshan


Ya que China posee la muralla más extensa del mundo ¿Por qué no uno de los túneles más largos? El túnel de Zhongnanshan transcurre durante 18 kilómetros bajo las montañas de Qinling, en la provincia de Shaanxi, uniendo de esta forma las localidades de Baotou y Beihai. Fue terminado en 2007 después de 5 años de trabajo en los que se necesitó una inversión de 300 millones de euros y mucha dinamita para volar y perforar la roca de gneis y granito. El interior de los cuatro carriles alcanza los 6 metros de altura y en determinados tramos incorpora detalles para reducir la fatiga en los conductores; iluminación de colores, plantas artificiales y hasta imágenes de nubes proyectadas en el techo.

Túnel de San Gotardo


Uno de los túneles con más historia tras sus espaldas; Fue ideado en 1954, pero no fue hasta 1960 cuando las Cámaras Federales Suizas aprobaron su construcción. Finalmente el túnel fue excavado entre los años 1970 y 1980 bajo los Alpes Suizos con una longitud de 17 kilçometros. Hoy en día forma parte de la autopista A2 que conecta las localidades de Basilea y Chiasso, un tránsito muy necesario para unos 17.000 vehículos cada año. Durante la última década, el túnel ha ido aumentando sus niveles de siniestralidad, con algunos accidentes mortales y atascos cada vez más incontrolables. Por eso, en 2017 se quiere abrir al público un nuevo túnel de 57 kilómetros de longitud cuyas obras comenzaron hace 20 años y costaron unos 13.000 millones de euros.

Túnel de Arlberg


Construido con un presupuesto de 4 mil millones de chelines austriacos (300 millones de euros) entre julio de 1974 y diciembre de 1978, el túnel de Arlberg (en alemán: S16 Arlbergschnellstraße), une las provincias austriacas de Tirol y Vorarlberg. El túnel ha sido diseñado para soportar la entrada y salida de 1.800 vehículos por hora, por lo que cuenta con numerosos sistemas de seguridad como, por ejemplo, ocho salidas de emergencia, hasta 4 centros de ventilación y 40 cámaras de videovigilancia. En la actualidad, incluso se están construyendo 37 nuevas rutas de escape para asegurarse el primer puesto en el ranking de túneles más seguros del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *