Los coches de tus pesadillas infantiles


El mundo del cine ha conseguido, en sus 120 años de historia, provocar miles de temores en la mente de los niños. Aunque los hermanos Lumière proyectasen su primera película en 1895, no fue hasta 1910 cuando Searle Dawley adaptó al cine el famoso mito de Frankenstain, comenzando así un género que seguiría latente hasta ahora. Admítelo, cuando aun no te salía bigote, seguro que temblaste con muchas películas de terror en VHS o Betamax. Sin embargo ¿recuerdas cuáles han sido los coches más aterradores de la pantalla?

Messerschmitt KR 175 de 1953


En la primera película de 1991, Gómez y Morticia celebran una fiesta de despedida para despedir al bueno de Fétido, por lo que llegan ilustres y espantosos invitados desde múltiples rincones del mundo, y algunos desde el más allá. Antes de entrar en la mansión, los huéspedes dejaban su coche a la entrada para que el mayordomo los estacione en algún lugar cercano. Allí llegaron muchos modelos tan espantosos como llamativos, no obstante, el que más nos llamó la atención fue un Messerschmitt KR 175 del año 53, un mini-modelo de tres ruedas, motor monocíclico y espacio para un solo conductor. ¿Quién puede ponerse al volante de eso? Pues precisamente alguien llamado ‘Eso’, un ser peludo y con sombrero que habla con un acento peculiar.

Plymouth Fury de 1958


Chistine‘ fue una de las cintas más buscadas en la sección “películas de miedo” de cualquier videoclub allá en 1983. El maestro de los cuentos de terror, Stephen King, se basó en la película ‘Asesino invisible’ de 1977 para contar la historia de Arnold Cunningham y su endemoniado Plymouth Fury de 1958. Dirigida por otro genio del género, John Carpenter, los primeros minutos de Christine muestran la verdadera cadena de montaje de Plymouth en Detroit. Además de este modelo, en el filme también tuvieron su protagonismo coches como el Playmouth Belvedere, el Chevrolet Nova o el fabuloso Dodge Charger de 1968.

Barris Lincoln Continental Mark III de 1971


Si te gusta el buen thriller americano, quizás te suene la película ‘The Car‘, de 1977. Su historia se centra en un misterioso y sanguinario coche que, a determinadas horas, embiste a ciclistas y todo aquél que merodea por el pueblo de Santa Ynez (Utah). Nada puede detener a este infernal modelo, ni siquiera unos cuantos tanques o todo el departamento de policía del condado. Incluso podemos ver una parodia de este filme en el episodio de Futurama ‘El bozinazo’, con un Bender que se transforma en coche asesino. En ‘The Car’ George Barris modificó siete modelos Lincoln Continental Mark III para darles un aspecto más tenebroso, aunque uno de ellos lo vendió a un coleccionista interesado.

Chevrolet COE de 1941


La película Jeepers Creepers (2001) pilló a muchos en una etapa ya adulta, aunque posee algunos rasgos de cintas de terror tan míticas como ‘El diablo sobre ruedas’. La historia cuenta como los hermanos Darry y Trish Jenner, a bordo de un Chevrolet Impala de 1960, se topan en una desolada carretera con un conductor misterioso al volante de un Chevrolet COE. Éste los adelanta, pero a pocos kilómetros, ven el camión detenido en una casa y a “alguien” tirando dos sacos con machas de sangre a un foso. Ambos siguen adelante pero, lamentablemente, ya han visto demasiado y ahora no se quitan el camión de encima. Lógicamente, el modelo de la película se modificó levemente para dar una imagen más diabólica.

Aston Martin DB 2/4 de 1954


Las películas de plagas con insectos y animales eran muy frecuentes en televisión: abejas asesinas, marabuntas de hormigas, langostas, tarántulas, murciélagos, sanguijuelas, y mil ideas más bajo la etiqueta de “serie B” (o “Z”). No obstante, el miedo a una plaga de animales tan letal como imparable llegó en 1963 bajo la ilustre batuta de Alfred Hitchcock. Su exitosa película de terror ‘Los Pájaros’ (ganadora de un Oscar), cuenta cómo Melanie Daniels sufre una plaga de violentas aves que están creando el pánico en San Francisco. ¿Quién no recuerda la escena en la que la protagonista se refugia en una cabina de teléfonos, con pájaros y gaviotas chocando contra los cristales? El coche de Melanie en el filme era un Aston Martin DB 2/4, un lujoso coupé descapotable con motor Corvette 327 de 3.0 litros y transmisión automática, que se mantuvo en venta desde 1953 hasta 1957.

Funeraria Packard Coach Henney de 1951


La funeraria más tenebrosa del cine llegó en 1980 con la película ‘The Hearse’ (en España ‘Pasaje para un coche fúnebre’). La cinta cuenta cómo Jane, en una época muy complicada para ella, decide aislarse unas semanas del mundo en la casa de su difunta tía, la cual era conocida en el pueblo por practicar hechizos. Una siniestra funeraria comienza a seguirla a todas partes y Jane sospecha de su único amigo en el pueblo. Un intrigante film con una atmósfera de soledad y una bella historia de transfondo. El modelo Packard Funeral Coach de 1951 que fue usado durante el rodaje, es el mismo que pudimos ver en ‘The Four Skulls of Jonathan Drake’ de 1959, y en la primera entrega del ‘El Padrino’ (1972).

2 comentarios

  1. EL automovil mas impresionante para mi es el camion chevrolet CoE de la pelicula jeepers creppers. me gusta esa peliculllllla y mas la pelicula II.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *