Los americanos cambian de criterio a la hora de comprarse un coche: ahora les preocupa el consumo


“Mucho han cambiado las cosas en Estados Unidos”. Eso es lo que el típico actor que se hace pasar por Mike le diría a su compañero de reparto llamado John en una película de Hollywood cualquiera. La vida diaria de los ciudadanos del país más poderoso del mundo no se parece demasiado a la de hace una década, por lo menos en algunos aspectos tan importantes como por ejemplo el coste del carburante.

Antes allí se llevaban los coches grandes, con motores enormes que consumían una barbaridad. Nos preguntábamos por qué tenían esos coches allí y la respuesta la encontrábamos al pasar por una gasolinera de ciudades tan bellas como Nueva York, Los Ángeles o Chicago. Los precios de la gasolina no tenían nada que ver con los de otros mercados como por ejemplo el europeo. ¿Comprarse un diésel? ¿Para qué? Se disfrutaba mucho más con un gasolina de los de toda la vida.


En estos momentos los americanos están empezando a cambiar su mentalidad por completo. Gracias a una encuesta realizada por la revista Consumer Reports hemos podido saber que su criterio principal de compra a la hora de elegir un coche ha cambiado. De 1.702 entrevistados, un 37% citó la economía del carburante como la máxima preocupación a la hora de decidirse por un modelo u otro. La calidad ocupa ahora un 17%, la seguridad un 16% y el precio un 14%.

En 2005 los estadounidenses pagaban unos 2 o 3 dólares por galón. En 2008 esa cifra se incrementó hasta los 4 dólares por galón. Ahora tienen que desembolsar más de 5 dólares por galón y más de uno se ha vuelto loco. Y la industria automovilística con ellos también, pues todas las fábricas tendrán que renovarse para poder hacer frente a la nueva demanada de vehículos más eficientes.

Veremos si los eléctricos y los híbridos enchufables calan con más fuerza que en Europa… De momento van por buen camino, pues las ventas han crecido un 44% durante el primer trimestre de 2012.

Curiosidades,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *