Las trampas del plan PIVE y cómo deberían hacerse las cosas


Esta mañana, David ya os ha contado muy detalladamente que el plan PIVE tiene truco. Las marcas lo saben, también os lo ha contado David, por eso Fiat y algunos fabricantes más están ofreciendo descuentos entre los 5.000 y los 8.000 euros. Porque saben que la gente va a necesitar algo más que un espejismo para que esto realmente se materialice como un momento idóneo para la compra. En un sólo artículo no hay espacio para desmantelar a fondo el PIVE, por eso aquí vamos a hablar un poco más de ello y a ofreceros algunas cifras y detalles que no os van a gustar demasiado.

El Plan de Incentivos al Vehículo Eficiente está levantando polvareda y muchas alegrías antes de tiempo, pero hay que analizarlo bien antes de organizar una fiesta. Los fabricantes, los de la GANVAM… Todos están siempre quejándose de la caída de la venta de vehículos y conminando al Estado a que arregle él todos los males. Así se presenta el PIVE, como un salvador, como si una vez más papá gobierno nos echara una mano. Pero no es oro todo lo que reluce, ni la salvación del mercado pasa por los políticos, sino por los fabricantes, los vendedores y las financieras.

Para empezar, de los 2.000 euros prometidos por el PIVE, 1.000 son del Estado y los otros 1.000 un descuento de los fabricantes. Pero estos 1.000 euros del gobierno no te los dan por lo guapo/a que eres, sino que vas a tener que pagar por ellos a final de año cuando hagas la declaración de renta. Esto ya sucedió en el 2009 con el plan 2000E y a estas alturas ya lo sabéis.


El Estado invertirá 75 millones de euros en el PIVE, pero según cálculos del periódico El Economista, recogerá en impuestos “en torno a 225 millones de euros” ¿Es esto una ayuda a la gente o un negocio? ¿En qué quedamos? Obviamente todo este dinero de beneficio no saldrá de las declaraciones de la renta, pero si se colocan todos esos coches, también se sumarán los impuestos de circulación anuales, los impuestos especiales sobre la gasolina, etc… Y así, en números redondos, el Estado recibirá alrededor de 3.000 euros por cada 1.000 que dé.

La lógica financiera

Aquí es donde está el quid. Todo funciona bajo la lógica de la entidad financiera o bancaria. Si las marcas y la machacona Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (GANVAM) quieren vender más han de renunciar a la estafa que supone financiar un coche mediante un préstamo bancario. Actualmente, a la hora de comprar un coche a plazos, como casi todo el mundo tiene que hacer, hay algunos fabricantes y vendedores que imponen intereses por encima del 7%, más gastos de apertura de la operación más lo que te quieran colar. Rápidamente acabas pagando un sobreprecio por encima de 2.000 euros. Si la gente tiene poco dinero y no tiene nada claro su futuro laboral, como no cambien la mentalidad de forrarse a toda costa y de dejar que los bancos se metan entre ellos y el cliente no van a vender un pimiento.

El PIVE y demás opciones de financiación sólo son un baile y un truco de números para que no te des cuenta del montón de dinero que te están sisando. Las ventas entre particulares de coches viejos e inseguros va a seguir creciendo, lo siento mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *