Las mototaxis se hacen un hueco en Madrid


La crisis, los interminables atascos y, por qué no decirlo, las barbaridades que te hacen pagar los taxistas, han propiciado la llegada de una nueva especie urbana: las mototaxis. Son de color amarillo, pueden transportar a un pasajero y llegan bastante más rápido a los destinos en las grandes ciudades.

Por eso mismo cada vez son más populares entre los clientes que desean desplazarse por ciudad sin tener que llegar tarde a los sitios. Los taxis difícilmente pueden escaparse de los atascos aunque haya carriles habilitados para su libre circulación. Las mototaxis sí pueden hacerlo y por eso ya son muy populares en ciudades como París, Londres o Roma. ¿Les echamos un vistazo?

Ventajas

Rapidez: llegan al destino con más rapidez que cualquier otro medio de transporte.

Precio: son más económicas que los taxis. La bajada de bandera es de 1,50 euros (entre 2,15 y 3,10 euros los taxis) y cobran 70 céntimos por kilómetro (entre 1 y 1,20 euros los taxis).

Duración del trayecto sabida: el cliente sabe antes de subirse a una mototaxi cuándo va a llegar a su destino. Los atascos no son un problema.

Menos emisiones de CO2: al estar menos tiempo en marcha se reducen las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Conocimiento del coste de la reserva antes de llegar al destino: se factura desde el punto de recogida hasta el destino final sabiéndose cuánto se tendrá que abonar. El tiempo que se tarde no hace que el precio aumente.

Facilidad a la hora de pagar: se puede pagar por teléfono o a través de la página web de la empresa con tarjeta de crédito. Además, también se le puede pagar al piloto en metálico o con tarjeta una vez llegado al destino. Incluso algunas empresas ofrecen bonos para clientes que desean utilizarlo con bastante frecuencia.

Inconvenientes

Menor comodidad: no nos engañemos, circular en moto no es tan cómodo ni tan seguro como circular en coche. Frío, lluvia, viento…

No disponen de maletero: si llevas una maleta o una mochila que abulte mucho ya puedes despedirte de las mototaxis. Más que para un turista están pensadas para un trabajador.

Máximo un pasajero: el motorista puede llevar como mucho a un pasajero que se sitúa justo detrás.

No hay parada de espera: a diferencia de lo que sucede con los taxis, las mototaxis todavía no tienen parada de espera. Tiempo al tiempo.

No se puede solicitar el servicio en la calle: No es posible hacer el típico gesto que hacemos cuando queremos parar un taxi. De momento es imprescindible realizar una reserva previa.

Pocas licencias: al contrario de lo que sucede con los taxis, todavía son pocas las empresas que se dedican a este tipo de servicio. Todo lo contrario sucede con los taxis, donde en Madrid, por ejemplo, hay cerca de 16.000 licencias.

Taxistas en pie de guerra

Los taxistas están viendo peligrar sus ingresos, o por lo menos los ingresos de quienes se mueven por la ciudad por trabajo, que no son pocos en una ciudad de negocios como Madrid. Miguel Ángel Villanueva, vicealcalde de Madrid, ha dejado claro que de momento pueden llevar a cabo su trabajo sin restricciones:

El Ayuntamiento lo que hace es cumplir con la ley estatal. No hay ninguna legislación municipal.

Los taxistas están que echan humo y no sería de extrañar que se armara una buena. De momento tienen que convivir en paz y me parece muy bien, ya que las mototaxis son igual de legítimas que los taxis de toda la vida. Y sino que cobren menos por sus servicios.

1 comentario

  1. Hola
    Muy buena iniciativa lo que me interesa saber es que empresa las fabrica ya que me gustaría implementar este servicio en mi país

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *