La OCU denuncia a 160 concesionarios y 23 marcas de coches por pactar precios

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Concesionario Fiat
Abrimos la puerta del concesionario y entramos convencidos de que vamos a ser más listos que el comercial de turno a la hora de negociar el precio de venta de ese modelo que tanto nos gusta. Lo que no sabemos, o tal vez sí, es que juegan con unos márgenes de beneficio muy importantes y tienen muy claro hasta dónde pueden “bajarse los pantalones”, así que nunca nos van a regalar nada. De hecho, se ha demostrado que los concesionarios y las marcas pactan precios y comparten información confidencial en perjuicio de los consumidores, así que todavía tenemos mucho que aprender.

Manga ancha hasta que los pillaron

Ha pasado en España, donde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha demandado a 160 concesionarios y 23 marcas de automóviles por pasarse de listos. La demanda en cuestión llega casi un año después de que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), la que suele hacer la vista gorda para que las grandes empresas campen a sus anchas, condenara a 21 fabricantes y 250 concesionarios con una multa de 171 millones de euros.

¿Competencia? ¿Eso qué es?

Acordaban unos precios fijos, compartían información sensible sobre los clientes y se beneficiaban de dichas prácticas sin impunidad. Eso pasó entre 2006 y 2013 en las empresas que absorbían el 91% de la demanda del sector.

La demanda colectiva de la OCU llega para denunciar la violación de las leyes que rigen la competencia, que muchos casos no se respetaron y perjudicaron a miles de clientes que pagaron más de lo normal por sus adquisiciones.

Más de 1.300 personas apoyan la demanda colectiva de la OCU que no tiene como objetivo llegar hasta el final, sino que pretende alcanzar un acuerdo para compensar a los afectados. Quieren que se les devuelva el dinero “estafado”, pudiendo llegar al 10% del precio de compra en el mejor de los casos (o en el peor, según cómo se mire).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *