Haciendo arte de coches destrozados

fabien oefner
El artista suizo Fabien Oefner inauguró a finales de noviembre la exposición llamada Disintegrating Cars en la Galería MAD de Ginebra. Esta colección de fotografías muestra algunos de los vehículos más emblemáticos, desintegrándose en cientos de piezas suspendidas en el tiempo.

No es la primera vez que el fotógrafo y artista Fabien Oefner emplea su talento para elaborar asombrosas instantáneas hechas con maquetas y cientos de elementos. En esta ocasión ha optado por representar la desintegración de coches clásicos, cuidadosamente construidos a escala durante dos meses de trabajo. En palabras del propio autor de la colección:

Siempre he estado fascinado por las miradas limpias y nítidas que habitan en las representaciones 3D. Así pues, traté de usar este tipo de estética y combinarla con la fuerza de la fotografía. No son solamente imágenes, son también capturas de tiempo que nunca existieron en la vida real.

Modelos de leyenda


Oefner ha escogido tres modelos clásicos para dar vida a esta obra, el poderoso Ferrari 330 p4 de 1967, el Jaguar E-Type del año 1961 y el elegante Mercedes-Benz 300 SLR Coupé Uhlenhaut de 1954. Cada componente de estos modelos ha sido cuidadosamente fotografiado en una posición muy específica, elaborando la ilusión de un automóvil haciendo explosión.


El proceso de construcción de la obra comienza con un primer boceto en papel, donde establece la posición individual de cada pieza. Es entonces cuando comienza la deconstrucción de los más de mil componentes que forman cada vehículo. Los elementos se colocan por separado mediante agujas finas y pequeñas cuerdas, fotografiados con un ángulo establecido y una iluminación adecuada. En la post-producción, las imágenes se mezclan entre sí creando el efecto que vemos en las imágenes.

Para los amantes de los ‘roadster’ vintage, supone una elaboración única que enjuaga todos los atributos de estos modelos con un factor desencadenante como es el tiempo, capaz de desintegrar cada remache forjado por la mano del hombre.

Curiosidades,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *