GP Monza 2013, nos hubiera gustado lo de la cámara térmica


Puesto que los Red Bull son ahora mismo coches incunables y no se puede revertir la décima extra que sacan siempre en las cronos, poco atractivo se presentaba el GP en casa de Ferrari. Vettel funcionó como un metrónomo e igualó el número de victorias que Alonso lleva en toda su carrera.

El podio fue el previsto, salvo que el asturiano subió al segundo cajón en lugar del tercero, y lo consiguió, nuevamente, con el cocktail habitual de exprimirse hasta la última gota de sudor peleando y de conducir a ratos como un demente.

Ya no hay nada que perder, de modo que por qué preocuparse; se llevó un restregón en la primera curva y otro adelantando a Webber. Cualquiera de las dos maniobras hubiera podido dejarlo fuera de pista, pero poco importa si Vettel le saca en puntos más de dos carreras. Vettel lleva este año seis primeros puestos y Fernando dos.

Para que los alonsistas tuvieran la más ínfima posibilidad de celebrar un tercer campeonato mundial a finales de noviembre, el piloto de Red Bull tendría que abandonar en el próximo GP de Singapur y en el siguiente, y Fernando Alonso tendría que resultar vencedor en ambas carreras. Entonces estarían igualados y sería una pelea de tú a tú en las cuatro fechas que restasen.

Demasiadas matemáticas…

Adiós cámara térmica

Lo más interesante para los espectadores fue la cámara térmica que la FOM instaló en el monoplaza de Paul di Resta. Personalmente la disfruté mucho en las sesiones libres, observando las variaciones de temperatura, y viendo cómo en una fracción de segundo, la goma pasaba de ochenta grados a ciento treinta.

Pero el domingo, a las primeras de cambio, el escocés y su Force India y su cámara térmica quedaron K.O. (tortazo retratado en la primera foto). Así que nadie pudo ver cómo funcionaba el ultramoderno dispositivo mientras las gomas se degradan.

¿Lo mejor de Monza? La batalla Hamilton versus Räikkönen y la consistencia de Ricciardo en su séptimo puesto con un Toro Rosso y de Hulkenberg en un pasmoso quinto lugar con un Sauber. Ahora ya sabemos que Ricciardo estará en Red Bull el año que viene, y las apuestas apuntan a que Hulkenberg podría ser compañero de Alonso si una posible reincorporación de Räikkönen en Ferrari no prosperase.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *