GP Alemania 2014, Claire Williams es sexy

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Claire Williams
¿Soy yo solo o alguien más piensa que Claire Williams es tremendamente sensual? Igual es la erótica del poder, pero qué mujer… La estaba viendo en las declaraciones a la tele previas al inicio del GP y ya no me volví a fijar ni en las novias de los pilotos; al lado de la jefa de Williams, parecen maniquíes de porcelana china.

Los últimos arranques de las carreras están siendo espídicos, me recuerdan a un ataque de alergia que tuve, me ahogaba y me metieron una inyección de epinefrina. Se me salían los ojos de las cuencas.

Y a Hamilton tendrían que hacerle salir siempre en la última posición, porque las remontadas demenciales son de ciencia ficción; se enciende la máquina de repartir tortazos y va embistiendo lo que encuentra por delante.

En catorce vueltas, y después de arrollar dos monoplazas ya estaba tercero sin haberse parado a cambiar neumáticos. Y tras los boxes, aún le volvió a zumbar a otro; le tocó a Button, y Hamilton sacó la manita en gesto de pedirle perdón a su compatriota inglés; pero cuando se pone a correr así, en pleno brote psicótico, es realmente divertido, y da igual que pierda astillas de fibra de carbono en el morro en cada adelantamiento, y da igual que le quiten el control de frenada FRIC… Es un loco en la definición más cariñosa de la palabra, y además un villano adorable; la película no sería la misma sin él.

Por eso se ganó un tercer podio épico, mientras que Rosberg sólo que tuvo que conducir como un martillo para vencer a su Team-Mate esta vez. Si el accidente en la Q1 del sábado lo hubiera sufrido Rosberg, a lo mejor también hubiera cruzado la meta tercero, pero el GP no habría sido ni la mitad de delicioso.

Dos carreras seguidas de Red Bull vs Ferrari

vettel alonso raikkonen
Con los neumáticos de papel de fumar, en un temprano primer cambio de ruedas se reeditó la escena ‘El Club de la Lucha’ de Alonso versus Vettel que nos quitó la modorra de las tres de la tarde en Silverstone, pero con Räikkönen en el medio, que se llevó un trompazo de Vettel y perdió otro trozo de coche.

Entre el restregón que le había atizado Hamilton y el que le endosó Vettel, el monoplaza del pobre Kimi necesitó de varios rollos de esparadrapo para seguir en carrera.

Alonso y Vettel estuvieron jugando al espejo: tú paras, yo paro; tú aprietas, yo aprieto. Fernado Alonso en el segundo cambio de gomas adelantó a Sebastian Vettel sin problemas, aunque, como dijo Niki Lauda hace dos días: “Ferrari ha hecho un coche de mierda”… Qué bruto este hombre… Cuando se tiene cierta edad, ya tiene uno licencia para decir lo que le dé la gana. Las personas deberíamos hacer eso desde el día en que nacemos, aunque no tenga sentido lo que salga por nuestra boca, sólo por el gusto de soltar barbaridades…

De todas maneras, el ingeniero de Vettel dejó entrever que el Red Bull también tiene un talón de Aquiles: consume demasiado combustible. Vettel se discutió con él por radio porque le exigió que dejara a Alonso tranquilo o no le iba a durar el depósito de gasolina hasta el final del Gran Premio.

Vettel, por una vez, conservó la sangre fía y esperó a que la cruda realidad de Alonso –sólo tenía neumáticos usados en el box– acabara en lo inevitable: Vettel cuarto y Alonso quinto.

Ricciardo también sufrió de lo mismo que Vettel: se jugaba la plaza toda la carrera con Button, y pese a que la descripción tan gráfica de Niki Lauda sobre Ferrari de la misma manera podría aplicarse a McLaren, el australiano sólo llegó a imponerse sobre Jenson en el último tramo de carrera. Y se encontró con el testarudo de Alonso otra vez… El duelo Red Bull–Ferrari, de nuevo, lo mejor del domingo. Alonso es bueno, muy bueno. Terminó quinto y Ricciado sexto tras unas vueltas que irán directas al Youtube. Pero Ricciardo es un piloto que si continúa su progresión, escribirá de la misma forma sus renglones en la Historia.

¿Acaso alguien quiere matar a Felipe Massa?

Canadian F1 Grand Prix
Hay un enigma que me quita el sueño: ¿quién está pagando dinero para asesinar a Felipe Massa? Ya pasó con Checo Perez en Brasil, ya pasó en el último GP con el cohete espacial Räikkönen –otra vez Räikkönen– cruzando la pista de lado a lado. Y en Hockenheim fue Magnussen, que empleó el alerón nuevo de McLaren para hacerle una llave de judo al brasileño y dejarlo panza arriba. ¿Felipe Massa sabe algo escandaloso del Banco do Brasil, que es su principal protector, y ha amenazado con tirar de la manta si le dejan sin monoplaza el año que viene? ¿Hay en marcha una trama de thriller Tom Clancy para que acabe en el fondo de un río?

Es imposible que con los fabulosos Williams sólo él se lleve todas las desgracias. Aunque no quiero quitarle mérito a Bottas, que con un propulsor Mercedes a su espalda está aprovechando las bonanzas mecánicas y está conduciendo con cabeza y sedosidad a partes iguales.

Se ahorró una pasada por el Pit Lane gracias al rendimiento que está aprendiendo a sacarle a los Pirelli. Bottas está en estado de gracia y es de los jóvenes corredores que hay que situar en la misma liga que Ricciardo. Hamilton no pudo con él, y pasó la bandera a cuadros segundo, aún cuando los mensajes por radio desde el Pit Wall le advertían que no se jugara el físico y que le abriera la puerta al de Mercedes.

Me duele

Lo de Lotus… Maldonado y Grosjean no se lo merecen. La escudería tampoco. Hacen grandes coches con grandes motores; diseños y soluciones técnicas innovadores, pero este año no paran de caer derribados por la electrónica o la mecánica.

kviat
Me duele también el infortunio de los Toro Rosso. En gente como Kvyat está la savia de los años venideros, les estamos viendo pilotar con la precisión de un metrónomo, y el incendio espontáneo que sufrió su coche nos dejó sin el placer de aplaudirle: hubiera puntuado en Hockenheim. Pero, a fin de cuentas, habrá que aceptar que las deflagraciones de motores, las cajas de cambio derretidas y los discos de freno partidos son parte del circo.

Por último, hacen daño a los oídos las declaraciones de Ecclestone. Cuando se le inquirió sobre la ausencia de público en el circuito, dijo que los alemanes aún estaban celebrando la victoria del mundial de fútbol, y por eso no habían ido a las carreras. ¿Se puede decir tamaña sandez delante de una cámara en lugar de admitir que se pasó con el precio de las entradas y que metió la pata por su avaricia?

Nos vemos en Hungría…

tabla resultados gp alemania 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *