El Opel Vectra cumple 25 años


El mercado de tamaño medio se alegró de la llegada del Opel Vectra en otoño de 1988, hace exactamente 25 años. Sus características le convirtieron en un coche especialmente apetecible que hizo olvidar al Opel Ascona, un coche que nació en 1970 y evolucionó a través de tres generaciones.

Disponible en carrocería sedán y liftback (5 puertas), el Vectra se posicionó como un turismo tecnológicamente avanzado para la época. Sin ir más lejos, fue el primer modelo de la firma alemana que se podía solicitar con tracción a las cuatro ruedas.

Un acierto de Opel

Su éxito quedó plasmado en la enorme cantidad de premios nacionales e internacionales que recibió hasta 1995. Por aquel entonces acumulaba 20 galardones y llegó a alcanzar una cuota de mercado del 20%. Además, fue la fuente de inspiración de los ingenieros a la hora de crear el Opel Calibra, un cupé deportivo que utilizó su misma plataforma y mecánica.


Pocos trabajadores de Opel pensaban que el Vectra podría superar los 3,9 millones de Asconas que se vendieron a lo largo de sus 18 años de producción. Sin embargo, rompió todas las barreras ganando espacio para las 5 plazas y ofreciendo un gran maletero de 530 litros de capacidad (840 litros con la fila de asientos trasera abatida) , algo que le permitía competir codo con codo con el Senator, el modelo de acabado superior de Opel.

Inversión que mereció la pena

En Rüsselsheim invirtieron más de 5 millones de horas en su desarrollo hasta lograr un coeficiente de resistencia aerodinámico de 0,29, toda una proeza en aquellos tiempos. La transmisión de cuatro velocidades era opcional y existían tres modos de conducción: Economía, Deporte e Invierno. El embrague era de acoplamiento viscoso y eso permitía una correcta distribución de potencia al eje trasero en función de las condiciones de conducción y de la carretera. El embrague multidisco se desacoplaba del eje trasero durante la frenada para garantizar una mayor estabilidad.


El tope de gama era el Vectra 2000 16V 4×4 de cuatro puertas (tercera imagen), con un motor 2.0 litros y 150 CV de cuatro cilindros. podía alcanzar los 215 km/h y contaba con tracción integral de serie, además de ABS controlado electrónicamente. La versión de serie, sin embargo, era bastante más modesta. Su motor era un 1.6 litros de cuatro cilindros que entregaba 75 CV (la mitad). El diésel más novedoso fue el 1.7 litros de 57 CV, todo un ahorrador por aquel entonces.

El sedán de cuatro puertas se podía elegir en tres acabados (GL, GLS y CD), mientras que el cinco puertas estaba disponible en GL y GT (la versión deportiva que podéis ver en la segunda imagen). La segunda generación llegó en 1995, cuando el Vectra ya había vendido 2,5 millones de unidades en todo el mundo, algo que le convirtió en el coche más exitoso del segmento D.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *