El litro de gasolina supera el euro y medio


Repostar es cosa de locos. Da miedo pasarse por una gasolinera para llenar el depósito porque el astillazo que te llevas no tiene desperdicio. Pagar a más de un euro y medio el litro de gasolina debería ser anticonstitucional. Pero claro, en España aguantamos todo lo que nos echen y más y el precio puede seguir subiendo todo lo que les dé la gana a las petroleras y al Gobierno, los dos principales beneficiarios de toda esta pesadilla que no deja de perseguirnos.

Semana Santa puede ser una sangría

El diésel tampoco está barato que digamos, ya que en algunas regiones de España se ha instalado en los 1,44 euros el litro. Lo que no me quiero ni imaginar es lo que pasará cuando llegue Semana Santa, una época en la que el precio del carburante se dispara todavía más.

La pelota va pasando de un tejado a otro

Las petroleras culpan a las Comunidades Autónomas del elevado precio, sobre todo a las que aplican el céntimo sanitario (IVMDH), como por ejemplo Cataluña y Castilla y León. Lo que está claro es que nadie asume su parte de culpa y al final los precios siguen subiendo sin que nadie les ponga freno. Total, los ciudadanos de a pie ya se las apañarán para ir pagando, ¿no?

Cambio de mentalidad obligado

Lo que tenemos que hacer es cambiar la mentalidad. Por una parte debemos andar más y recurrir al transporte público siempre que sea posible. Es verdad que también cuesta un dineral, pero hay que tener en cuenta que podemos ahorrar gastos de mantenimiento, por ejemplo.

La otra solución pasa por conducir coches que funcionan con combustibles alternativos que no son tan caros. Por poner un ejemplo, el GLP no supera los 0,80 euros el litro, aunque no me extrañaría que pronto se disparara si la demanda crece mucho. También están los eléctricos y los híbridos, aunque por desgracia todavía son demasiado caros y las ayudas del Gobierno son irrisorias. ¿Será porque les interesa cobrar impuestos cada vez que repostamos? Les preocupan mucho los ciudadanos y el medio ambiente, sí…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *