El indio que siempre conduce marcha atrás

Harpreet Devi
El tío se define como un innovador, como una persona capaz de hacer algo que no hace nadie más en todo el mundo. Razón no le falta, desde luego, pero presumir de conducir siempre marcha atrás es como presumir de comerse una hamburguesa de un kilo de una sentada. Tan absurdo como peligroso.

Lo hizo por necesidad y le pilló el gustillo

Tuvo que hacerlo por primera vez cuando la caja de cambios de su viejo Fiat Padmini se estropeó y le dejó tirado. No pudo contratar los servicios de una grúa porque no tenía dinero y se vio obligado a volver a casa marcha atrás. Supongo que la gente le miraba con cara de “qué está haciendo este imbécil”, pero él tal vez pensó que esos rostros denotaban admiración. Por eso, y porque disfrutó de la experiencia, desde entonces siempre circula marcha atrás, y lo mejor de todo es que lo hace sin retrovisores.

Ni los asientos con función masaje del Clase S le arreglarían la espalda

No sé cómo tendrá la espalda y el cuello el bueno de Harpreet Devi, que es como se llama la criatura, pero creo que un viaje de San Sebastián a Cádiz en esa postura no lo aguanta ni un dummy experimentado.

Lo que debería explicar este ciudadano indio es que no quiere gastarse dinero en una nueva caja de cambios y por eso siempre circula de esa guisa. Que se deje de récords y campeonatos del mundo. Lo suyo debe ser tacañería.

Harpreet Devi 2
Esto pasa desde el año 2003 en la ciudad de Bhatinda, donde ya nadie se extraña cuando ve el culo de su Fiat aproximándose a gran velocidad. Y ahora que acabo de decir esto… ¿Si el señor Devi golpeara a alguien por detrás quién tendría la culpa? Él también podría decir que le han dado por detrás.

Locura autorizada

Bromas aparte, es importante comentar que el Gobierno de la región le permite conducir marcha atrás como si fuera lo más normal del mundo. Solo le han pedido que añada una sirena como la de las ambulancias para evitar disgustos con peatones, ciclistas y conductores. Eso y colocar unas luces de cruce en la parte trasera para ganar visibilidad. Una muestra más de que nuestro protagonista no es el único que está un poco loco por esos lares.

No creo que a María Seguí y su equipo de la DGT les hiciera mucha gracia ver un coche circulando durante varios kilómetros marcha atrás a 80 km/h, que es la velocidad máxima que alcanza. A menos que sea el pequeño Nicolás claro, que también tiene licencia para todo.

Te dejo con el vídeo y te hago una pregunta muy directa que te agradecería que pudieras contestar después de verlo: ¿Te subirías en su Padmini si fuera taxista?

Curiosidades, Videos,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *