El coche robótico llega a México DF


Raúl Rojas González es un científico mexicano que está dirigiendo el desarrollo de un coche robótico en la Universidad Libre de Berlín. Allí ya ha rodado durante 18 meses, pero ahora su reto es probarlo en México DF, una de las ciudades más pobladas y con más tráfico del mundo.

El prototipo en cuestión recibe las señales de satélites del Sistema de Posicionamiento Global (GPS), que para el caso de México DF tiene un margen de error de uno o dos metros. Además, también tiene cinco cámaras de vídeo en la parte frontal (detrás del parabrisas) para mantenerse en el carril. Éstas evitan cualquier problema en caso de que la señal de GPS esté deteriorada.

El coche también dispone de sensores láser colocados delante y detrás. Con ellos es posible lograr 360 grados de cobertura, los necesarios para tener una visión panorámica del tránsito que incluya tanto a coches como a peatones.


Anque se conduce solo movido por la energía eléctrica, la persona que está en su interior puede controlarlo en cualquier momento para evitar situaciones desagradables que no hayan sido resueltas por la computadora. De hecho, el doctor Rojas reconoce que todavía se tiene que seguir avanzando en este campo para que la circulación sea 100% segura y los accidentes, por pequeños que sean, se reduzcan a cero.

Existen dos problemas que hacen que este tipo de coches todavía no sean una alternativa creíble. Uno de ellos es su elevado coste. Tan solo un jeque árabe podría hacerse con un coche robótico en los tiempos que corren. El otro problema es que la gente debe confiar en ellos, y la verdad es que en estos momentos son pocas las personas que están dispuestas a confiar su conducción a una máquina despreocupándose de todo. Pese a ello, el doctor Rojas es muy optimista de cara al futuro:

En el futuro estoy completamente seguro de que todos los autos van a ser robóticos porque será más seguro, más cómodo y más barato, pero la transición es lo problemático.

Coches, Curiosidades,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *