Diferencias entre seguridad activa y seguridad pasiva


Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el mundo se producen alrededor de 800.000 fallecidos y 20 millones de heridos por culpa de accidentes de tráfico. Es la tercera causa de muerte en España con 9.000 defunciones, 15.000 nuevos inválidos y 150.000 heridos anualmente en el asfalto. Con estos datos, no es de extrañar que la seguridad sea una de las principales preocupaciones de las marcas del sector de la automoción.

La industria del automóvil ha estado siempre vinculada a la evolución activa y pasiva en los sistemas de seguridad para una mejor protección del conductor y sus ocupantes. Pero, ¿Cuáles son las principales diferencias entre seguridad activa y seguridad pasiva?

Sistemas de seguridad activa


Son aquellos que tienen como finalidad evitar que se produzca el accidente en sí, como el funcionamiento de los frenos, la climatización, las llantas, las luces y una adecuada suspensión. Los elementos de la seguridad activa son los encargados de mantener el control fundamental de nuestro coche.

Todos ellos deben ser adecuadamente cuidados y revisados para garantizar un buen funcionamiento, ya que la mayoría de elementos activos están ligados a otros factores, por ejemplo; el nivel en el líquido de frenos influye en la respuesta de los mismos ante un percance, la suspensión depende de la cantidad de aire en los neumáticos, la iluminación de los faros delanteros y pilotos traseros depende de una batería cargada en todo momento.

Sistemas de seguridad pasiva


A diferencia de los primeros, los elementos que influyen en la seguridad pasiva actúan una vez que el accidente no pudo ser evitado. Son mecanismos y dispositivos destinados a amortiguar los daños y las lesiones graves.

Dichos elementos no influyen para una conducción segura, sino que protegen la vida minimizando el impacto y las consecuencias del accidente. Entre estos elementos se encuentran el airbag, los cinturones de seguridad, el reposacabezas, los espejos retrovisores e incluso el diseño del chasis, que influye en la absorción de la energía tras un impacto fuerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *