Detectar una avería por el color del humo de escape


Que el tubo de escape de tu coche saque humo puede ser más o menos normal, pero en función de la cantidad y el color del humo que visualices deberías preocuparte más o menos. Tu vehículo puede sufrir un problema mecánico que el humo se encarga de manifestar. En algunos casos no tendrás que gastarte mucho dinero, pero otras veces tendrás que prepararte para un desembolso económico importante.

Humo gris

Es complicado diagnosticar el problema cuando el humo es gris, porque es el color habitual del humo cuando todo está en orden. Cuando pasa es porque el coche puede estar quemando aceite o puede que el turbocompresor sea defectuoso.

El humo gris también puede ser sinónimo de mal funcionamiento o atasco del sistema PCV (sistema de ventilación positiva del cárter). Cuando esto último pasa la presión puede generar fugas de aceite. La buena noticia es que las válvulas PCV no son caras y la reparación es relativamente sencilla.

Humo azul

Al igual que sucede cuando el humo es gris, si sale azul es porque el motor está quemando más aceite de lo normal. Pasa porque sellos de la guía de las válvulas o los anillos del pistón se desgastan. Se pierde aceite que va a parar a la cámara de combustión, donde inevitablemente se quema.

Para evitar que eso suceda hay que revisar el nivel de aceite y sustituir las piezas defectuosas.

Otro de los problemas que pueden provocar que el humo salga azul tiene que ver con el soplado del turbo. Hay que repararlo o sustituirlo de inmediato.

Humo blanco

Si sale en pequeñas cantidades no hay que preocuparse, ya que puede estar pasando por una acumulación de condensación normal en el interior del sistema de escape. Después de unos minutos el humo blanco debería desaparecer.

Otra cosa muy distinta es que el humo blanco no se manifieste en hilos delgados, sino en hilos gruesos y densos. En ese caso lo que se está quemando es el líquido refrigerante del motor, algo que puede producir un serio problema en la junta de la culata, en la culata o una posible grieta en el bloque motor. Si pasa alguna de estas tres cosas hay que preparar la cartera para hacer frente a una reparación bastante cara.

Humo negro

Si el humo que sale es negro significa que el motor está quemando demasiado combustible. Podríamos decir que el tubo de escape está dejando escapar euros. ¿Por qué puede suceder? Pues por una deficiencia en el filtro de aire del motor, en los sensores de la inyección, en los inyectores o en el regulador de presión de combustible.

Hay que darse prisa para solucionar el problema porque el coche consume mucho más combustible del que necesita, y teniendo en cuenta a cuánto va el litro la broma puede salir bastante cara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *