Cosas que no soportamos de un copiloto

conductor enfadado
Espero que más de uno y de dos os sintáis identificados con este artículo. Como bien has podido leer en el titular, es sobre todos aquellos comentarios o comportamientos que no soportamos de un copiloto cuando estamos conduciendo. Y cuidado, que cualquiera de nosotros puede ser conductor afectado o copiloto quisquilloso, así que antes de despotricar conviene hacer una lista de todas esas cosas que deberíamos evitar cuando estamos sentados al lado del que agarra el volante con las dos manos.

Desde el puesto de copiloto casi siempre se ven las cosas más fáciles. Y desde ahí uno se puede relajar o puede sufrir, dependiendo de la confianza que tenga en el conductor. Si pasa lo primero normalmente no hay problemas, pero si pasa lo segundo los comentarios pueden llegar a molestar.

“Frena, frena… ¡frena!”

Seguro que alguna vez alguien te ha dicho que frenes como si no supieras que estás a punto de estamparte con el coche que está justo delante. Es bastante típico que un copiloto algo desconfiado tenga dudas acerca del funcionamiento del pedal de freno, sobre todo cuando el conductor es fan de las frenadas a última hora. De hecho, hay copilotos que frenan desde su posición como si se hubieran subido en un coche de autoescuela. Es un acto reflejo.

pareja conduciendo

“Había un sitio ahí”

Vas tarde a cenar y no encuentras aparcamiento. Te mueves bastante rápido y apenas te da tiempo a fijarte en los huecos, entre otras cosas porque ya has pasado mil veces por el mismo sitio y siempre había un vado donde creías que podías aparcar. ¿Qué pasa entonces? Pues que no ves el hueco que ha dejado el que se acaba de ir y el copiloto no te avisa a tiempo. Simplemente te dice… “¿No lo has visto? Había un sitió ahí”. En ese momento pueden pasar dos cosas: o que tú te enfades con él porque no te ha avisado a tiempo o que él se enfade contigo porque ibas demasiado rápido y no has visto el hueco.

Los que no dejan ver

Otra especie de copiloto es el que nunca te deja ver por el retrovisor exterior que está en su lado. Se coloca de tal forma que es muy complicado ver a través de ese espejo, así que tienes que avisarle cuando hay un cruce con poca visibilidad o cuando vas a aparcar. Da bastante rabia, pero en ocasiones es comprensible que no se haya dado cuenta.

copiloto

El que dirige el aparcamiento desde fuera

Los sensores de aparcamiento y las cámaras de visión trasera están suprimiendo la figura del copiloto que te ayuda a aparcar. Lo celebro, porque da mucha rabia escuchar el clásico “tira, tira” o “para, para”, sobre todo cuando este último va acompañado de un golpe en la chapa o en el cristal que da una rabia que te mueres.

Los que comen y fuman en el coche

¿Es un coche o es un restaurante con terraza para fumar? Para algunos es un coche con restaurante con terraza para fumar. No se cortan y comen lo que les da la gana, desde galletas que te dejan trocitos repartidos por todo el habitáculo hasta kebab, que no hace falta que te diga el aroma que puede dejar durante días. Y hablando de aromas, otro que sienta muy bien es el de los cigarros, que además te pueden dejar el techo negro por culpa del humo.

copiloto 4

El que cambia las canciones constantemente

El tema de la música es un tema muy delicado. Puedes tener un gusto musical diferente al de tu copiloto, pero ése no es el principal problema que te puedes encontrar. Lo peor que puede pasar es que cambie las canciones cada 20 segundos. ¿Por qué? Hay gente que lo hace incluso cuando escucha música en su casa, así que debe ser algo que no tiene nada que ver con estar sentado en un coche. De todas formas, el coche te da más juego a ir cambiando la emisora de la radio o el CD de turno cada dos por tres. Y eso por no hablar de las canciones que van en un pendrive

El que tarda tres horas en salir del coche

Este es el copiloto que sufren los conductores de los coches que están detrás esperando. Se baja con toda la calma del mundo y continúa hablando desde fuera con el conductor. No se va porque no tiene educación, porque le da igual que los demás tengan que esperar. Decirle algo urgente de cinco segundos vale, pero tirarse medio minuto hablando como si no hubiera nadie más en la calle… Hay que tener la cara muy dura.

copiloto 2

El que va de GPS por la vida

Termino con el copiloto que ha nacido para reemplazar al GPS. Cree que almacena cientos de mapas en su cerebro y que te puede guiar hasta el fin del mundo sin que tengas que recurrir a la tecnología, pero cuando te la lía te das cuenta de que no puedes volver a confiar en él si quieres llegar a los sitios a tiempo. Y lo peor de todo no es eso, sino que se distrae y te dice a última hora cuándo debes girar a la derecha o a la izquierda. Puede que tenga una voz más agradable que la del GPS, pero siempre va tarde y no puede medir los metros que te quedan para girar.

Curiosidades,
>

También te puede interesar...

2 comentarios

  1. Bueno, míralo de este modo, el peor copiloto es aquél que baja de casa con un CD y te dice “toma ponlo”, para luego encontrarte con reaggeton o peor aun, DJ paquirrín… (ahora que lo pienso, festejo no haberme encontrado con un compañero de viaje así XD)

  2. jajajaja Desde luego… Reggaeton o DJ Paquirrín es lo peor. Por suerte los gustos musicales de mis amigos y familiares son más exquisitos :) Un saludo Jorge!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *