Contestar a un SMS al volante es más peligroso que conducir bebido


Hoy arrancamos con una de esas curiosidades que hay que tomarse muy en serio por nuestra seguridad. Tiene que ver con los SMS o Whatsapp, que son especialmente peligrosos cuando estamos conduciendo. Científicos de varias universidades australianas, en colaboración con la Universidad de Barcelona, lo han querido demostrar a través de un estudio que compara los efectos del uso del móvil con los del alcohol.

Para ello se ha utilizado un simulador al que se han subido 12 voluntarios. Primero se realizó una prueba con ellos después de consumir alcohol. Luego se hizo lo mismo pero utilizando el teléfono móvil sin dar positivo en la tasa de alcoholemia. Tanto los bebedores habituales como los que nunca beben alcohol fueron excluidos del test para obtener resultados más fiables.

Todos los voluntarios tenían que mantenerse en el centro del carril de la izquierda que aparecía en la pantalla a una velocidad de entre 60 y 80 kilómetros por hora. Además, tenían que pisar el freno cada vez que se topaban con un camión.

Los resultados

Al final se pudo extraer una conclusión muy interesante: atender a una conversación que requiere mucha atención y enviar mensajes de texto equivale en el test de alcoholemia a superar el límite permitido en España: 0,5 gramos/litro.

Hablar a través del manos libres teniendo una conversación simple también es peligroso, aunque en este caso equivale a una tasa de alcoholemia inferior que no supera el límite en nuestro país: 0,4 gramos/litro. Si la conversación requiere más atención hablamos de 0,7 gramos/litro.

Con todo esto queda claro que cuando uno conduce no hay distracción que valga. Los cinco sentidos deben estar puestos en la carretera para evitar sustos que pueden acabar en tragedia.

Curiosidades,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *