¿Cómo actuar si el culpable de tu accidente se da a la fuga?

rageface
Todos estaremos de acuerdo en que huir de un accidente que uno mismo ha provocado es un comportamiento absolutamente rastrero. No quiero extenderme demasiado en juzgar la catadura moral de aquellos que lo hayan hecho alguna vez, simplemente remarcaré que huir como una rata cobarde de un accidente es tener muy poco respeto por la vida humana.

Espero que ningún lector se haya visto nunca en una situación de este tipo. Recibimos un golpe en el coche y el conductor se da a la fuga. ¿Cómo actuar en estos casos?

Rapidez de reacción

Lo más importante es actuar con rapidez y no dejar que el conductor escape en la confusión del momento. Comprendemos la dificultad de pensar rápido en esos momentos, pero debes tener la cabeza suficientemente fría para anotar la matrícula del vehículo, memorizar el modelo y el color… Una de las mejores soluciones es sacarle una foto con tu teléfono móvil, si tu estado físico lo permite.

Testigos

Aunque tengas pruebas gráficas del coche del infractor, la Policía siempre va a necesitar que tengas testigos para poder localizar y detener al infractor. En caso contrario, podría tratarse de otro coche, o podría ser tu palabra contra la del otro conductor (aunque para eso están también los peritos del seguro). Por ello, si el conductor se da a la fuga es importante conseguir testigos del accidente. Afortunadamente, en más de un 80% de estos casos el denunciante cuenta con testigos del accidente.

Acude a tu seguro

Esto depende en gran medida de si tienes un seguro a terceros o a todo riesgo. Normalmente el seguro irá a juicio a menos que existan pruebas fehacientes y haya testigos. Consulta las condiciones de tu póliza y solicita asistencia legal.

Qué perfil tienen los conductores fugados?

accidente de coche
Normalmente son gente joven, de entre 18 y 30 años, con pocos años de experiencia conduciendo y que, en un gran número de casos, han bebido o tomado algún otro tipo de sustancia. El principal problema en este sentido es que, aunque actúes con rapidez, bastan unas horas para que el alcohol desaparezca de la sangre, por lo que es prácticamente imposible demostrar si el conductor que provocó el accidente y se dio a la fuga iba bebido.

Otras posibilidades es que el conductor fugado conduzca un coche robado, que sea menor o circule sin el permiso de conducir en regla. Las razones para abandonar el lugar del siniestro van desde el miedo a las represalias o simplemente el ser un auténtico… no lo diré.

Qué le ocurre al conductor cazado?

Si el golpe es leve y no hay heridos, probablemente se enfrentará solo a una sanción económica y administrativa (vía puntos del carnet), pero si hay heridos o fallecidos la situación cambia drásticamente. La omisión de socorro se considera una falta muy grave y si además el conductor es pillado en plena “huida” y da positivo en alcoholemia, la sanción iría por la vía penal y podría llegar a los 4 años de cárcel.

Evidentemente, nuestra recomendación es que acudas a la Policía pase lo que pase, tengas las pruebas que tengas, a veces con un simple testigo puede ser suficiente para localizar al culpable. La propia Policía afirma que muchas de estas denuncias salen adelante gracias a los testigos que acotan el cerco, y después es el propio entorno del culpable y el culpable los que caen en continuas contradicciones antes de terminar confesando.

Se inflexible con estos comportamientos. No dejemos que personas así sigan compartiendo la carretera con los demás y poniendo vidas en peligro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *