Coches de policía falsos, lo último en seguridad

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


En Suiza, todo lo que esté unido a mejorar la conservación de su hábitat e impulsar avances automovilísticos para defender su incomparable marco medioambiental es siempre bienvenido, desde calzadas inteligentes, hasta medidas que reducen las emisiones de gases contaminantes. No obstante, eso no es todo, Suiza es un país en el que todos reman al unísono en materia de seguridad ciudadana. Así pues, ¿qué mejor forma de dormir tranquilo que estacionando un coche de policía (aunque sea falso) a la vista de todos? Una idea que sin duda está triunfando en el país del chocolate.

Una idea que comenzó como una broma


Hace poco más de un año, Andreas Birrer, un empresario y mecánico suizo que regenta una empresa de alquiler de coches en Sursee (en el cantón de Lucerna), deseaba tener algo único que despuntase ante la competencia. Después de pensárselo mucho, decidió pintar un Hyundai i40 lo más semejante posible a los coches de policía suizos, incluyendo luces de advertencia en el techo, pegatinas reflectantes y algunos adhesivos de “Polizei” en las puertas. De este modo, y como “broma publicitaria” pagó un anuncio en el periódico regional que decía lo siguiente: “¿Ha dejado bien cerrada su casa? ¿Se va pronto de vacaciones? Alquile ahora un coche policial, se lo dejamos estacionado fuera hasta que vuelva“. Birrier había dado con la tecla exacta de la demanda ciudadana, y no tardó en recibir decenas de llamadas de personas que deseaban contratar este servicio.

La policía de Suiza, sin trampas… ¿ni cartón?

La iniciativa impulsada por este empresario suizo aportó muchas ideas a la policía del país helvético. ¿Cómo quedarse de brazos cruzados? Si alguien puede estacionar delante de su casa un automóvil de la policía totalmente falso, entonces ellos también pueden aparcar coches de policía de cartón en los arcenes (para que los conductores levanten el pié del acelerador y se sientan continuamente controlados). ¿Por qué no? Es efectivo y muy barato.


Este método, proveniente de la ciudad india de Bangalore, ha demostrado reducir las infracciones y accidentes de tráfico en zonas peligrosas. A raíz de estos resultados, no suena descabellado que muy pronto veamos policías y coches de cartón en más países de la Unión Europea.

Un año después

En la actualidad, Andreas Birrer posee una amplia flota de coches falsos de la policía y no duda de extender su negocio más allá de sus fronteras. Por unos 250 francos (207 € al cambio) cualquier persona que lo desee puede alquilar uno de estos coches durante una semana e irse de vacaciones más tranquilamente, solo ha de llamar y, al cabo de unos instantes, un camión se encarga de estacionar una unidad policial falsa (sin posibilidad de manejo) lo más próxima posible a la puerta de su casa.

Aunque Suiza sea el país con menor tasa de criminalidad del mundo, famoso por la tranquilidad y el civismo de sus ciudadanos (la mitad de los delitos son perpetrados por extranjeros), sus ciudadanos continúan apostando fuerte por fortalecer la seguridad ciudadana. Al menos, Andreas Birrier ayuda que el índice disminuya; “Nuestros coches, ya estén aparcados en las calzadas o en los exteriores de las casas, son elementos de disuasión muy eficaces. Comenzó como algo inesperado, pero realmente el negocio ha despegado“.

Sin embargo, la policía suiza son un poco más escépticos en cuanto a la eficacia de estos automóviles “de pega”, sobre todo a la hora de abandonarlos durante demasiado tiempo en una calle. Y tu, ¿qué opinas al respecto? ¿Contratarías esta clase de servicios para mejorar puntualmente la seguridad de tu hogar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *