Brabus 850 6.0 Biturbo Coupé, una preparación de alto voltaje

Brabus 850 12
En el Salón del Automóvil de Ginebra habrá sitio para todos, incluso para las compañías que se dedican a las preparaciones y el tuning. No serán los más numerosos, pero puede que sí sean los más ruidosos. Con propuestas como el Brabus 850 6.0 Biturbo Coupé, una versión extrema del primoroso Mercedes-Benz Clase S 63 AMG Coupé, es normal que así sea.

Un extra de deportividad

A los trabajadores de Brabus les encanta ir un paso más allá. Nunca están satisfechos con los modelos de producción y siempre hacen todo lo posible para optimizarlos a nivel estético y mecánico. Es lo que ha vuelto a suceder en esta ocasión con una máquina que merece todos los respetos.

Lo primero que han hecho ha sido meterle mano a su motor. El V8 biturbo de 5.5 litros ha pasado a ser un V8 biturbo de 5.9 litros. Ellos hablan de un 6.0, pero en realidad son 5.912 centímetros cúbicos los que figuran en la ficha técnica.

Brabus 850 8

Casi un 50% más de potencia

La potencia del mismo se ha disparado considerablemente. Ha pasado de los 585 CV del S 63 AMG Coupé convencional a los 850 CV que figuran en su nombre. Para ello han recurrido a un nuevo cigüeñal, a cilindros de mayor diámetro, a una culata de nueva factura y a pistones forjados que son más grandes. Todo ello sin olvidarnos de los clásicos cambios en la gestión electrónica.

A la lista de modificaciones también podemos sumar la inclusión de un nuevo sistema de escape de acero inoxidable que estrena colectores. Los turbocompresores de serie han sido sustituidos por unos Brabus y en el sistema de admisión de aire se han esforzado por colocar un filtro más grande, una capa aislante de oro (Brabus Gold Heat Reflection, según su catálogo) y conductos de fibra de carbono.

Un par motor domesticado

El par motor es otra cifra que se ha disparado tras pasar por el taller. De 900 Nm ha pasado a 1.450 Nm entre las 2.500 y las 4.500 rpm. Una salvajada que cuenta con una importante restricción que no le permite sobrepasar los 1.150 Nm, más que nada para no cargarse el motor y la caja de cambios. Esta última es automática y de siete velocidades, manejable de forma manual a través de las levas de aluminio que hay tras el volante. La tracción es integral 4MATIC.

Brabus 850 24

Prestaciones de superdeportivo

Dicho todo esto, a nadie debería extrañarle que pueda acelerar de 0 a 100 km/h en 3,5 segundos (cuatro décimas más rápido) y de 0 a 200 km/h en 9,4 segundos, pudiendo alcanzar una velocidad máxima de 350 km/h (limitada electrónicamente). La parte negativa, como suele suceder en estos casos, viene cuando echamos un vistazo al consumo medio de esta bestia. Son 10,1 l/100 km, lo que te obliga a tener bien localizadas las gasolineras más cercanas.

Cambios estéticos

Cuenta con todo tipo de elementos aerodinámicos de fibra de carbono, como por ejemplo el spoiler del alerón trasero, el spoiler del alerón frontal o el difusor. Las llantas pueden ser de entre 18 y 22 pulgadas y van calzadas en unos neumáticos de 255/35 ZR 21 delante y 295/30 ZR 21 detrás. Su suspensión es capaz de reducir la altura de la carrocería en 15 milímetros.

Brabus 850 13
Por dentro encontramos lujo y deportividad a raudales. La tapicería es de cuero negro Mastik, los asientos lucen unas formas que no son como las del S 63 AMG Coupé convencional, y las costuras en contraste son de color cobre. Ese mismo tono ha sido empleado en otras partes del habitáculo como el volante, los tiradores de las puertas, los marcos de las rejillas de ventilación o la pedalera de aluminio. De hecho, Brabus habla de hasta 219 elementos recubiertos con pintura efecto cobre, que por cierto también bañar las llantas.

Antes de que veas la galería de imágenes, decirte que no es la única preparación que se ha hecho sobre el Mercedes-Benz S 63 AMG Coupé:

Voltage-Design Mercedes-Benz S 63 AMG Coupé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *