BMW Serie 4 Gran Coupé 2014, tercera carrocería para cerrar la oferta


Si BMW cambió los números impares por los pares a la hora de referirse a las versiones tres puertas, la aparición de este Serie 4 tiene una dudosa justificación. Ya tenemos el Serie 4 Coupé en versión cerrada y también en versión descapotable. Ponerle cuatro puertas parece difícil de entender si ya existe la Serie 3. Y miden exactamente lo mismo, 4,6 metros.

Los bávaros, de todas formas, desvelan este fin de semana el producto del que ahora mismo están más orgullosos. Idéntico a las otras dos carrocerías del Serie 4, pero unos centímetros más alto y con 35 litros más de maletero.

La única cosa que se puede alegar en favor del Serie 4 Gran Coupé al lado de la Serie 3 es que el diseño está más actualizado: con la parrilla ovoide doble, los faros dobles redondos y la gran entrada de aire en el faldón delantero. Esto será lo último de lo último en el dibujo de los frontales en la marca de la hélice por lo menos hasta que no se haga un facelift o restyling de la mencionada Serie 3, la berlina más popular de BMW.

Siguiendo la comparativa estética con la Serie 3, en el Gran Coupé también es más sexy que las cuatro puertas no tengan marcos. El interior no traiciona la filosofía selecta y sobria de BMW, como en el resto de la Serie 4.

Y las posibilidades de personalización exterior e interior es tan amplia como lo sea tu talonario. Buenos materiales y remates de calidad soberbia, bastante por encima de la Serie 1, que sigue siendo el más vendido porque es el más terrenal. Hay tres líneas de equipamiento más la M Sport, y a partir de ahí, a añadir complementos opcionales, como unas llantas de 19 pulgadas que no se llevan demasiado bien con los bordillos de las aceras.

Motores

También los conocéis de la Serie 4. Legalmente superan la Euro 6 que está por venir, todos tienen dos turbos, son combinables con una caja manual y otra automática de ocho marchas, y emplean todas las estrategias de ahorro de peso y gestión de propulsores EfficientDynamics para contener el consumo.

Podríamos hablar de aerodinámica y estar aquí hasta mañana, pero lo más relevante en BMW en cuanto al ahorro de combustible se resume en Auto Start Stop, el sistema de recuperación de energía de frenado, más el indicador del momento óptimo para cambiar de marchas.

Y un aplauso merece el modo de propulsión por inercia, sólo disponible con las cajas automáticas (Steptronic), que reduce un poco más la sed cuando se activa el modo ECO PRO.

Los bloques que traccionan con dos ruedas traseras o con tracción integral en algunos de ellos, quedan divididos así:

– 435i: gasolina 6 cilindros. Potencia de 306 CV. Consumo combinado de 8,1 litros/100 km. Si esa es la cifra que declara la marca, imagínate el consumo real.

– 428i: gasolina 4 cilindros. Potencia 245 CV. Consumo combinado de 6,6 litros/100km. Se puede pedir con tracción integral xDrive.

– 420i: gasolina 4 cilindros. Potencia de 184 CV. Consumo combinado de 6,4 litros/100km.

– 420d: diesel 4 cilindros. Potencia de 184 CV. Consumo combinado de 4,7 litros/100km. Se puede pedir con tracción integral xDrive.

–418d: diesel 4 cilindros. Potencia de 143 CV. Consumo combinado de 4,5 litros/100km.

El Serie 4 empieza en los 39.300€.

El Serie 4 Cabrio empieza en los 49.900€.

¿Y el Serie 4 Gran Coupé? Todavía no sabemos. Lo que quieran pedir en BMW, la gente lo pagará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *