BMW Serie 2 a fondo: análisis, especificaciones y primer vídeo oficial


Tal como anunciamos la semana pasada, BMW ya ha presentado los detalles técnicos del coupé compacto. He estado reteniendo este artículo porque esperaba información sobre los precios de partida en Alemania, pero la casa aún no se ha pronunciado al respecto. Sabiendo que lo encontraremos en los concesionarios en marzo del 2014, analicemos qué clase de coche pone en circulación BMW.

A priori, la oferta inicial seguirá la estela del Serie 1 Coupé que va a reemplazar. Es decir, una gama bipolar: gasolina de altas prestaciones y precios, y diesel donde elegir entre una performance de coche deportivo o una conducción cabal de vehículo compacto.

El Serie 2 lo han alargado y ensanchado un poco con respecto al Serie 1. Concretamente es 7 centímetros más largo y 3,2 centímetros más ancho. Dentro del segmento C, el Serie 1 fracasa estrepitosamente en habitabilidad o acceso al interior del coche. No se trata de una crítica, es el diseño que el fabricante eligió para él desde su primera generación.

Pero no será así el próximo Serie 1, el que estrene la plataforma modular con tracción delantera, que buscará menos hedonismo y más polivalencia.

En el coupé han querido balancear el espacio entre la Serie 1 vigente y la que está por venir. Así que gana en habitabilidad y, sobre todo, gana maletero, que crece 20 litros y se planta en unos suficientes y respetables 390 litros de capacidad. Aunque no haya portón y sea más complicado introducir objetos, hay suficiente hueco para maletas a la hora de plantearse un viaje.

Primera ronda mecánica

Desglosemos los primeros motores, aunque ya apunté en el anterior artículo que estoy convencido de que la gama se abrirá a muchos más bolsillos con el tiempo (siempre dentro de lo que BMW entiende por “coche accesible.”)

En gasolina los dos motores son el 220i de 184 CV, un cuatro cilindros en línea ya conocido del Serie 3, y luego el desmelenado 6 cilindros M235i con 326 CV. Y en la órbita diesel, encontramos un sólo motor de 2 litros, aunque sobrecargado con uno o dos turbos según el escalafón elegido. Así figura el 220d que tiene los idénticos 184 CV de su homólogo en gasolina. Los otros dos diesel disponibles serán el 225d con 218 CV y el más paseante 218d que eroga 140 CV.

Como veis, ningún motor es novedad, todos forman parte del banco de órganos de BMW aunque apuntan pequeñas revisiones con tímidas subidas de potencia y ahorro en emisiones. Por lo tanto, todos llevan el apellido EfficientDynamics y el Start&Stop. La novedad es el modo de conducción “EcoPro”, que aprovecha las inercias del vehículo en movimiento a velocidades sostenidas para desacoplar la caja de cambios del motor y así ahorrar carburante. Es una solución ya muy ensayada por otros fabricantes y que suele encontrarse referida en la prensa del motor como “conducción a vela o de velero.”

Las cajas de cambio son manuales de 6 velocidades y opcionalmente la automática de 8 relaciones, siempre con propulsión trasera. Todos los chasis están reglados de igual forma a excepción de los que elijan el kit deportivo M y de la variante M235i. Esta última, viniendo de M Performance y superando los 300 CV, incluye componentes específicos tanto en su plataforma como en sus aditamentos aerodinámicos.

Los que opten por el cambio automático dispondrán de un sistema electrónico para no patinar en las arrancadas con gas a fondo, o Launch Control, como suele llamársele. El benjamín, el diesel de 140 CV, no podrá incorporar esto ni creo que lo necesite.

Equipamientos

Las gamas serán la Sport, la Modern y la M. Sport y Modern son iguales, con llantas de 17 pulgadas, aunque cambien sus luces ambientales interiores, sus tapicerías y los materiales del salpicadero o la consola. La variante Modern es más cosmopolita y la Sport, que tenderá a los acabados de aluminio raspado y llevará en la parrilla y el faldón trasero algún guiño a la aerodinámica de circuito, pues eso… Que será más Sport.

La terminación M bajará 10 milímetros la suspensión, tendrá escapes cromados, asientos deportivos delanteros y un aroma más racing en el cuadro de instrumentos. Sin tener que optar por el M235i, los kits M dotarán a cualquier modelo del mismo aire agresivo.

BMW incorpora al Serie 2 los últimos asistentes a la conducción que ha ido implementando recientemente en otros modelos de mayor embergadura. Luz de carretera con antideslumbramiento, orientación de los haces de los focos en función del trazado de la carretera, cámara de visión trasera y asistente de aparcamiento, control de crucero adaptativo y, probablemente, el más útil de todos: el Speed Limit Info. Este sistema electrónico controla los límites de velocidad en cada vía y es capaz de alertar incluso en qué tramos está prohibido adelantar. Será un extra bastante caro, eso seguro.

Igual que a todos los Serie 1, hay que agradecerle el lote completo de airbags y el deslizamiento automático del capó en caso de atropello a una persona.

Otro equipamiento de serie interesante que ya conocemos de otros últimos BMW es el selector Driving Experience Control, para cambiar a gusto personal los reglajes de suspensión o el tacto del acelerador y de la dirección.

En el infoentretenimiento y conectividad, nada nuevo bajo el sol. El mando iDrive al que los clientes de BMW ya están familiarizados controlará casi todo, incluyendo el ConnectedDrive, un software para saber las condiciones de tráfico en tiempo real, escuchar música online, bajar aplicaciones de internet como el Facebook y el Twitter… Tontear con el Facebook mientras conduces no parece la conducta más segura para un conductor. Pero hay clientes que empiezan a valorar esta simbiosis coche-tablet.

Cuando actualicemos este artículo será para incluir los precios. Seguid atentos. Os dejo con el primer vídeo oficial del M235i y la galería de fotos para la prensa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *