Aston Martin fabricará un crossover con motores Mercedes-AMG

Aston Martin DBX
Andy Palmer, CEO de Aston Martin, está más hablador de lo que suele ser habitual. Recientemente desveló los planes de la compañía sobre la posibilidad de fabricar un coche eléctrico, y ahora nos ha contado qué es lo que piensan hacer para crecer en los próximos años.

En un ejercicio de autocrítica jocosa, el mandamás británico ha comentado que durante sus primeros 100 años de historia llegaron a declararse en bancarrota siete veces, algo que esperan que no se repita en los 100 años venideros.

Un lanzamiento para ganar dinero

Para ello han empezado a diseñar una estrategia que pasa por contentar al tipo de cliente que más se está rascando el bolsillo en los últimos años. Me refiero a ese que solo compra coches que aparecen anunciados como “SUV” o “crossover” en los catálogos.

Desarrollarán una nueva plataforma que nada tendrá que ver con las que utilizan para fabricar sus actuales deportivos. Servirá para el nacimiento de un crossover que podría tener un aspecto similar al del Aston Martin DBX, que es el prototipo que puedes ver en las imágenes que ilustran esta entrada. Fue presentado en el pasado Salón del Automóvil de Ginebra, así que con tanta proximidad es lógico pensar que sus líneas serán muy parecidas.

Aston Martin DBX 2
Dicha plataforma también será utilizada para fabricar un nuevo sedán y un tercer modelo del que por ahora no sabemos absolutamente nada.

Acuerdo con Daimler que implica a Mercedes-AMG

Las novedades no terminan aquí, ya que Aston Martin ha llegado a un beneficioso acuerdo con Daimler. Lo buscaba desde 2013 y por fin se ha cerrado. Le vendrá muy bien porque se nutrirá de los sistemas de seguridad e infotainment que utilizan los alemanes en sus modelos.

Más allá de eso, en Gaydon también recibirán motores Mercedes-AMG capaces de adaptarse a la nueva normativa de emisiones (la alianza se confirmó en 2013). Lo que no sabemos es si solo los utilizarán para el crossover y el sedán que están por llegar. En 2013 ampliaron hasta 2018 el acuerdo que mantienen con Ford sobre el suministro de motores V12, así que van a convivir con el hipotético V8 turboalimentado de 4.0 litros que llegará desde Stuttgart con el sello de Mercedes-AMG.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *