5 películas para los amantes del tuning


El arte del tuning no solo ha encandilado a los amantes del automovilismo a la hora de modificar el rendimiento o la apariencia de un coche; también es una modalidad que ha triunfado en un gran número de películas desde los años 90 hasta hoy. ¿Cómo escapar de sagas tan taquilleras como las siete entregas de ‘Fast and the Furious’? Si quieres descubrir los filmes más valorados por los “tuningmaniacos”, aquí tienes 5 títulos de alto octanaje con los que disfrutarás pegado a la televisión.

Initial D: La película

Antes de que Vin Diesel y el malogrado actor Paul Walker comenzasen a ganar adeptos con la saga de ‘A todo gas’ (Fast and the Furious), el anime ‘Initial D‘ ya había demostrado que esto del tuning y las carreras de coches tenían su público. Initial D es para los coches lo que ‘Benji y Oliver’ es para el fútbol, carreras a la japonesa con una historia de trasfondo y personajes de lo más carismáticos. Además de las 6 temporadas emitidas desde 1998 hasta 2014, la serie fue llevada a la vida real en 2005 con el estreno de una película dirigida por Andrew Lau y Alan Mak. En la historia podemos ver el famoso Toyota Sptrinter Trueno (AE86) o comúnmente conocido como “ocho-seis” en su versión GT Apex, desplegar sus 150 CV de potencia a manos de su dueño y protagonista Takumi Fujiwara. La película no tiene desperdicio.

Puedes ver la película completa en castellano en el siguiente video:

Fast and the Furious

La industria de Hollywood lanzó en 2001 ‘Fast and the Furious‘ bajo los ingredientes de una fórmula imbatible que no solo “atrapaba” a los amantes del tuning y el cine de acción, sino que también contaba con un elenco de actores y una banda sonora ideada para atraer grandes masas. Tenemos músculos: Vin Diesel, Jason Statham y ‘The Rock’, tenemos un elenco de especialistas al estilo de “Oceans Eleven” (Michelle Rodriguez, Sung Kang, Elsa Pataky, Matt Schulze, etc), tenemos música al estilo de Romeo Santos y Don Omar… Pero sobre todo, abundan los bikinis y los coches tuning ¿alguien da más? La primera parte de la saga puede ser la más conocida, en ella destacan coches tan sorprendentes (y modificados) como el Dodge RT 69, el Mazda RX-7, el Toyota Supra, el Acura Integra o el Mitsubishi Eclipse, entre otros.

Aquí puedes ver la escena de ‘Fast and the Furious’ donde el Toyota Supra deja por los suelos a todo un Ferrari:

Fast Track: Competición ilegal


Fast Track es una película de 2001 dirigida por Axel Sand con guión y producción de Lee Goldberg. La trama gira en torno a cuatro jóvenes llamados Katie, Eric, Mike y Nicole, que no entienden el significado de la vida si no es al volante de un coche. Quemar rueda durante una competición callejera es lo que más les gusta, pero este estilo de vida puede desquebrajarse si no impiden que el banco se quede con el taller del padre de Katie. Muy pronto el dinero y los riesgos entrarán a formar parte de un juego que supone ganar o perder en la línea de meta.

Need For Speed

Aaron Paul, a quien muchos conocimos por su papel coprotagonista en ‘Breaking Bad‘ interpreta un joven piloto llamado Tobey, alguien totalmente enganchado a las carreras clandestinas y que posee su propio garaje para modificar coches y hacerlos más rápidos. La adaptación del juego NFS llega de la mano del director Scott Waugh, quien ha incluido coches como el potente Ford Mustang Shelby GT 500, equipado con motor V8 de hasta 900 CV. No hace mucho, este coche fue subastado en Palm Beach por la casa Barrett-Jackson por nada menos que 300.000 dólares, dinero que fue destinado al programa de salud de Ford.

Death Race

Death Race: La carrera de la muerte‘, es una adaptación de la película de 1975 “Death Race 2000” dirigida ahora por Paul W.S. Anderson en 2008. La historia es un tanto descalabrada; una penitenciaría del futuro llena de presos sin escrúpulos deben entretener a un público global hambriento de violencia televisada en una peculiar carrera de la muerte. Aquí todo vale, pero lo más llamativo de la trama son los coches que participan en ella: un Ford Mustang GT, un Dodge RAM 1500, dos Buick Riviera (uno de 1966 y otro de 1972), un Porsche 911 de 1980, un Pontiac Trans Am de 1979, un Chrysler 300C, un Jaguar XJS de 1989, y hasta un BMW 735i de los años 90. Cabe destacar que no falta acción y adrenalina en una cinta donde Jason Statham da lo mejor de sí para hacer “sombra” a la interpretación de Silvester Stallone en la película original.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *