5 millones de Audi con tracción Quattro


Tenemos que remontarnos a 1980 para hablar del primer Audi con tracción Quattro de la historia. Era, cómo no, el Audi Quattro, un modelo que se fabricó entre 1980 y 1991. Fue el primero que utilizó este tipo de tracción a las cuatro ruedas y se convirtió en uno de los vehículos de rally más exitosos de la historia.

En el Salón de Ginebra de 1980 todo el mundo alucinó con lo que proponía el nuevo Audi Quattro. Con carrocería coupé y con un diseño muy atractivo para la época, se exhibió ante el público escondiendo un nada despreciable propulsor de cinco cilindros en línea, 2.1 litros y 200 CV de potencia. En un principio se habló de una tirada de producción limitada, pero su demanda fue tal que al final decidieron producirlo a gran escala.


Sus prestaciones no eran nada despreciables. Aceleraba de 0 a 100 km/h en 7,7 segundos y alcanzaba una velocidad máxima de 222 km/h. Sé que ahora mismo esas cifras no impresionan a nadie, pero por aquel entonces le permitieron ser invencible en los rallies.

Así funcionaba el sistema de tracción del Audi Quattro

Su sistema de tracción integral contaba con tres diferenciales libres, de los cuales se podían bloquear manualmente tanto el central como el trasero. Años después, en 1986, dejó de ser manual y el par pasó a distribuirse de forma variable gracias a lo que hoy en día conocemos como el diferencial Torsen.


En muy poco tiempo la tracción a las cuatro ruedas se dejó ver en otros modelos Audi. En 1993 se instaló en algunos TDI y en 1997 dio el salto al segmento de los compactos para formar parte de la gama Audi A3. Desde ese momento Audi se dio cuenta de que los clientes demandaban la tracción Quattro, tanto que hoy los cálculos dicen que un 43% de los clientes eligieron un modelo con tracción Quattro en 2012.

Cifra mágica

Después de tantos años (nada más y nada menos que 33) han logrado llegar a una cifra mágica, la de los cinco millones. La unidad que lo logró es un Audi A6 Allroad 3.0 TDI de color blanco que se ha fabricado en la factoría de Neckarsulm, en Alemania. Cuando lleguen a los diez millones es probable que hablemos de otra fábrica, tal vez en la India, en China o en Bulgaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *