10 consejos para dormir bien en el coche

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Ya sea por economía o por la ausencia de alojamiento, el coche puede ser el lugar en el que tendrás que dormir alguna noche, alguna vez. Dependiendo del segmento de vehículo (turismo, monovolumen, SUV, etc.), el diseño de algunos coches permiten dormir unas horas más o menos cómodos. Un automóvil sedán no es que haya sido especialmente pensado para pernoctar en él, pero podemos asegurar un descanso seguro y adecuado siguiendo los siguientes consejos.

En el mundo de la automoción, y lejos de las clásicas caravanas, podemos contar con muchos modelos de vehículos diseñados para pasar una noche más que placentera. Recordemos que vehículos como el Renault Twingo de primera generación y el Mitsubishi Space Gear ya contaban con asientos que se podían transformar en cama. Por supuesto, si dispones de un modelo familiar como el Volvo V60 o el Octabia Combi, no tendrás problemas para dormir dentro.

1. Descansar en el coche por seguridad


De día podemos tener en cuenta muchos consejos para no quedarse dormido conduciendo, pero si hacemos un viaje prolongado y la noche se nos cae encima, debemos descansar en un hotel o, en su ausencia, en el mismo coche. En España, quedarse dormido sólo dos segundos ocasiona el 24% de todos los accidentes que se suceden al año. Eliminar el amodorramiento más pesado y conseguir hacer más kilómetros es cuestión de 30 minutos de sueño en el vehículo, algo que podemos hacer en muchos lugares sin temor a nada.

2. ¿Dónde dormir dentro del coche?

Ya que hemos tomado la decisión de dormir en el coche, ¿por qué descansar sentado o reclinado, pudiendo hacer algo más? Lo mejor para ganar horas de sueño y cuidar de zonas sensibles como el cuello y la espalda, es sacar la bandeja del maletero y reclinar los asientos traseros. Casi todos los turismos permiten reclinar los asientos traseros hasta 90º para poder hacer una área llana. Añadiendo un par de sábanas encima de los mismos (y una más para nosotros), la solución puede ser viable. Lógicamente y, dependiendo del tamaño del vehículo, puede que tengas algunas complicaciones para colocar las piernas, pero de esta forma se garantiza que el cuello sufra menos. Si eres de sueño fácil, puedes dormir en el asiento del conductor reclinado por si surge algún imprevisto y debas retomar la marcha.

3. Lleva todo lo que necesites para dormir


Reúne todo lo que necesitas para dormir cómodamente. Esto puede ser un tentempié, un litro de agua, una linterna (por si necesitas salir del coche), una almohada, un par de mantas y todo aquello que necesites. Hoy en día han salido almohadas pequeñas de lo más originales y convenientes para llevar en el coche, como es el caso de la almohada “manopla” de la empresa Ostrich Pillow Mini, o almohadas que “abrazan” el cuello.

Recuerda que sólo vas a pasar la noche en el vehículo, no necesitarás todo un kit de emergencia para el coche a menos que vayas por zonas de alta montaña o poco transitadas.

4. No dejes nada fuera del coche

Para dormir tranquilo y sin miedo, nos aseguraremos de cerrar los pestillos del vehículo y no dejar ninguna pertenencia fuera del mismo. Recuerda que por menos de 10 euros, podemos conseguir luces de alarma falsas y pegatinas “ahuyentadoras” (es decir; con advertencia de alarma) para automóviles. Si estacionas el vehículo en una zona rural o cerca del bosque, recuerda que los animales pueden oler la comida que hayas dejado fuera, aunque sólo sean pequeños restos.

5. La posición al dormir


Algunas personas que duermen en el coche se levantan a la mañana siguiente con dolores musculares ocasionados por dormir en una mala posición. Los síntomas son muy molestos y pueden provocar tortícolis o contracturas musculares de muchos tipos, lo que complicaría la conducción. Recuerda llevar una almohada en el maletero (puede ser hinchable) si vas a iniciar un viaje muy prolongado. Si no tienes almohada puedes amontonar unos cuantos jerseys, lo fundamental es cuidar el cuello.

6. Cuando hace calor en el coche

Si es verano y hace mucho calor (ya sea de día o de noche), recuerda abrir una ventanilla trasera y la delantera del lado contrario para que haga un poco de corriente. No hablamos de abrir completamente la ventanilla, sino tomar como medida el grosor de un dedo. Estaciona en lugares abiertos para que corra el aire.

7. Y cuando hace frío

Todos sabemos que para no pasar frío sólo hace falta abrigarse con alguna manta (o en su defecto, con un abrigo) que llevemos en el coche. También puede ser buena idea tapar el cuello con una bufanda para evitar dolores en esa zona al amanecer.

8. Conseguir privacidad del sueño


Obviamente, si vas a optar por dormir en el automóvil, no será en un lugar donde pueda aparecer mucha gente a la mañana siguiente, como en los aledaños de un parque, de una estación o de una iglesia. Conseguir unas cortinas enrollables o de ventosa para las ventanillas del coche sería idóneo para descansar sin miedo a los transeúntes, aunque si no es el caso, bastaría con “pinzar” una camiseta con el ancho de las ventanillas. Sé inteligente buscando el lugar donde pasar la noche, elige lugares alejados pero seguros, a poder ser con baños cerca.

9. ¿Qué dice la ley sobre dormir en el coche?

Nadie puede multar a un conductor que usa su vehículo debidamente estacionado (nunca en marcha) por comer o dormir, ya que son cosas que hacemos por propia voluntad, por seguridad y en una propiedad privada. Eso sí, deberás estacionar en una zona habilitada para ello y no en estacionamientos privados ni Parques Nacionales.

10. Más consejos para dormir en el coche

No dejes objetos valiosos a la vista de aquellos transeúntes que pasen al lado del vehículo.
Puedes llevar una tienda de campaña por si encontramos un buen sitio para hacer “free camping”.
Algunas personas optan por dormir en un área de descanso (puede ser una opción si hay camiones o vigilancia de algún tipo), pero lo mejor sería hacerlo en una zona más poblada.
Busca un lugar, a poder ser, con cobertura móvil para dormir con él siempre encendido. Toda seguridad es poca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *