Algunos ladrones disponen de todo tipo de herramientas para robar un coche fácilmente y en apenas 10 segundos. Los trucos más utilizados son la fuerza bruta, el forcejeo o la copia de los códigos de los mandos a distancia. Sin embargo, recientemente han surgido nuevas técnicas para robar coches, burlando la seguridad de cualquier automóvil.

Robar un coche coche con una goma hinchable:

Robar un coche coche con un desatascador de ventosa:

Robar un coche con un mando a distancia de televisión:

Robar un coche con un dispositivo eléctrico con infrarrojos: