Todos los coches de Tony Stark

Share on Facebook13Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Genio, millonario, playboy y filántropo. Así se autodefine Tony Stark, un hombre monopolizado por los excesos, pero con una mente admirable e ingeniosa a pesar de todo. También posee todo aquello que desea, lo que incluye una mansión en el número 10880 de Malibú (California), un jet privado con barra de striptease, un sistema inteligente denominado JARVIS, un robot de taller al que llama “tonto”, y por supuesto, una impresionante colección de coches. Y es que Tony no acostumbra a moverse de aquí para allá en una de sus armaduras, al menos no siempre. Por eso, ¿qué automóviles esconde Stark en su garaje durante las 3 entregas de Iron-Man?


El director ejecutivo de Industrias Stark no solo debe proteger al mundo de amenazas alienígenas y despropósitos de Loki (hermano adoptivo de Thor), sino que también debe lidiar con enemigos “de segunda” de la talla de Whiplash, Aldrich Killian o el Mandarín (el farsante de Iron-Man 3). Debido a estos enfrentamientos, un estudio ha revelado que Tony ha destruido coches por valor de más de 4 millones de euros, y sólo en la saga Iron-Man. Entonces ¿cuántos coches acaban hechos añicos cuando se juntan Hulk, Capitán América, Thor, Ojo de Halcón o Viuda Negra? De momento, nadie lo sabe.

Veamos todos los coches de Tony Stark en la saga Iron-Man.

Ford Flathead Roadster de 1932 (y compañía)


El Ford Flathead Roadster de 1932 es uno de los modelos “hot-rod” más llamativos del garaje de Stark en la primera parte de Iron-Man. Fue el coche que restauraron juntos Tony y su padre, por eso el director Jon Favreau (dueño del modelo) se ocupó de que todas las piezas fuesen las más originales posibles. Bajo su chasis con llamas incluidas monta un motor V8 de 85 caballos a 1.500 rpm. Podemos verlo junto a otros coches tan sorprendentes como un Cadillac Series 62 Coupe, un Mercury de 1949 y un avión Icon A5 con alas desplegables.

Shelby Cobra de 1967


Es el primer coche destrozado de la saga; salió mal parado cuando Tony aterriza en él después de practicar el primer vuelo de Iron Man durante la primera película. Esta versión cuenta con un motor V8 de 7 litros y 427 caballos de potencia, está revestido de aluminio y puede acelerar de 0 a 100 km/h en 12,4 segundos.

Saleen S7


El Saleen S7 es un deportivo construido artesanalmente durante los años 2000 a 2009 por la marca estadounidense. Aunque no aparece demasiado durante el primer filme, es difícil pasar por alto su aspecto, su baja estatura y ese color brillante anaranjado que desprende su chasis de aluminio. El coche llama la atención a cualquier excéntrico multimillonario y cuenta con un motor V8 de 7 litros capaz de pasar de 0 a 100 km/h en solo 2,8 segundos.

Tesla Roadster


Cuando Tony estaba practicando el vuelo de su primera armadura Iron Man, también podemos distinguir al fondo de su garaje un Tesla Roadster de color gris metalizado. No sabemos si sus baterías de iones de litio acabaron en el Mark-1, lo que está claro es que se trata de un modelo de tecnología avanzada capaz de alcanzar los 100 km/h en menos de 4 segundos gracias a su motor eléctrico de 248 CV.

Audi R8 (2008), Audi R8 Spyder y Audi R8 e-tron (2012)


El fabricante alemán Audi está muy presente en la franquicia de Iron-Man, apostando por la saga desde el primer momento y administrando sus mejores modelos al magnate Tony Stark. Audi sabía que la película de MARVEL era una oportunidad única para promocionar su deportivo estrella; el Audi R8. Así, en la saga pudimos ver varias gamas del modelo R8. La primera sería su versión original, con motor V8 de 4.2 litros y 420 CV de potencia. La versión descapotable (Spyder) fue presentada a los 10 minutos de la segunda entrega, quizás como referencia a su motor V10 de 525 CV. El último Audi que se presentó en la saga fue el llamado e-tron, un alucinante modelo eléctrico de 381 CV del que ya hemos hablado en este artículo.

Otros modelos de Audi como el S7, el Q7 y el A8 también hacen su aparición como propiedad de Tony Stark, sin embargo estos no son tan espectaculares como la presente colección de coches que hemos reunido.

Rolls-Royce Phantom


Un millonario de la industria armamentística con la clase y categoría de Tony Stark no puede echar en falta un Rolls-Royce Phantom en su garaje. Es una lástima que en Iron-Man 2 acabase echo pedazos por los latigazos de Mickey Rourke haciendo el papel de Whiplash. El fabricante Rolls-Royce fabricó dos modelos idénticos para la película, aunque uno de ellos fue desmontado y vuelto a montar para dar realizad a los destrozos ocasionados, algo que costó más de medio millón de dólares a la productora. Bajo su capó monta un motor V12 de 6,7 litros con nada menso que 460 CV de potencia.

Por supuesto, en este enlace también puedes conocer los coches de Tony Stark en la saga Avengers, además de otros modelos conducidos por sus inseparables compañeros.

También te puede interesar: Los coches de la saga Avengers.

1 comentario

  1. Coomo se llama el carro que sale manejando tony stark al final de la pelicula “los avangers”??? uno tinto creo que marca acura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *