Ventajas e inconvenientes de tener un vehículo histórico

coches históricos
Innumerables coleccionistas y restauradores de automóviles clásicos llenan de canas, sentimiento y moralejas como “cualquier tiempo pasado fue mejor” las mejores concentraciones y salones del motor que se festejan en el mundo. La admiración por coches de la talla del Seat 124, Renault R8, el inolvidable 600 o el Simca 1000 llega a traspasar fronteras de tal forma que, en los últimos años, el coleccionismo de estos históricos automóviles ha aumentado en un 25%.

Actualmente se cuentan por decenas los apasionados que cada semana buscan y revuelven todas las marismas de Internet con la intención de conseguir un modelo totalmente vintage. Sin embargo, ¿qué ventajas e inconvenientes supone poseer un vehículo histórico? ¿Cuántos años debe tener un automóvil para declararse histórico? Conoce todas las respuestas.
SEGUIR LEYENDO “Ventajas e inconvenientes de tener un vehículo histórico”

¿Tienes un coche antiguo? Quizá tengas un tesoro…


Actualmente, un coche con unos diez años de media en el mercado suele ser valorado por las marcas con unos 2.000 euros en el peor de los casos si uno se compra un vehículo nuevo. Son las ofertas de este comienzo de curso. Se necesitan vender coches. Pero estos cálculos son irrisorios si se comparan con los realizados por CNN Money. Éstos han realizado un estudio donde desglosan los modelos de coches más antiguos y que más revalorización han tenido con el discurrir de las décadas. Son auténticos coches de colección, pero con unos precios de escándalo. Quien tenga uno en su garaje, tiene un tesoro. Quizá uno de esos coches de más de diez años acaba en el mismo camino con el paso del tiempo.
SEGUIR LEYENDO “¿Tienes un coche antiguo? Quizá tengas un tesoro…”

Revisar un auto usado

Si quieres comprar un auto usado pero antes deseas comprobar que se encuentren en buenas condiciones lo mejor que puedes hacer es acercarlo a un taller especializado para que le den un repaso en profundidad, pero si no dispones de tiempo para ello, toma nota de los siguientes consejos:


Para hacer las pertinentes comprobaciones necesitas que el coche no esté caliente. Primero mira debajo del coche y averigua que no tenga filtraciones de líquidos, aceite y de frenos.


Arranca el motor en frío y observa si enciende con facilidad y cuánto tarda en rodar.


Con el vehículo encendido, revisa el color del humo que sale del tubo de escape. Si es
Levanta el capó y mira que el chasis o la plataforma no tenga soldaduras o parches de algún tipo, esto es indicio de que ha tenido algún accidente y posterior reparación del golpe.


Toma un metro y mide todas las dimensiones de coche, comprueba que todo está alineado por ambos lados.


Observa que todo esté en posición, las llantas no deben estar abiertas o salidas. Revisa el estado de las ruedas.


Pregunta y pide el comprobante de la última vez que se le cambió la correa de distribución. Normalmente es necesario hacerlo a los 50.000 km, dependiendo de la marca. El cambio puede salir un poco costoso, consulta el manual del vehículo ante cualquier duda.