Detenido por quemar rueda como un poseso


Es lo que pasa cuando te crees el rey del drifting. Empiezas a quemar rueda con un Chevrolet Chevelle SS y tus amigos alucinan. Te sientes poderoso, no te mareas porque te has ventilado medio frasco de Biodramina y te da la sensación de que podrías pasarte horas y horas dando vueltas.

La mala noticia llega cuando la policía se presenta en la fiesta sin tener invitación. Te apuntan con una pistola, te colocan las esposas y te llevan al cuartellillo, donde lo mejor que puedes decir es que estabas haciendo una prueba para Motor a Fondo. Con un poco de suerte igual hasta te creen.