Robots autónomos en BMW: los trabajadores le ven las orejas al lobo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

robot autonomo BMW 1
Acabamos de recibir una nota de prensa de BMW Group que nos habla de los avances tecnológicos que han sido capaces de acometer recientemente. Nos comentan que acaban de introducir una serie de robots autónomos en su logística, cacharros sin sentimientos ni familia que realizan parte del trabajo que ahora mismo realizaban las personas. ¿Eso es bueno o es malo?

No se queja, no fuma, no tiene hijos, no come…

Es bueno si no se traduce en una reducción de la plantilla que se presenta cada día en la planta de Wackersdorf, algo que está por ver. Sé que no soy el más optimista del mundo, pero tengo que decir que no creo en avances que tengan como objetivo hacer que las tareas de los empleados sean más sencillas y menos sudorosas, pero sí creo en la investigación encaminada a reducir los costes de producción, algo que a su vez se traduce en un incremento de los beneficios que contenta a directivos y accionistas por igual.

Sin hacer mucho ruido para que los humanos no les cojan manía, los robots autónomos de BMW señalizan sus movimientos con intermitentes. Se encargan de coger contenedores repletos de piezas para moverlos por el centro de logística con suma facilidad. Un mapa digital y unos cuantos transmisores de radio les permiten cumplir con su trabajo sin despistarse y sin salir a desayunar. Un chollo.

Teniendo en cuenta que son capaces de trasladar de un punto a otro cargas de hasta media tonelada de peso, se agradece que incorporen un sensor que identifica obstáculos para evitar accidentes. Smart Transport Robot, que es como ha sido bautizado, ha nacido para sumarse a la carretilla autónoma que utilizan en la planta de Spartanburg, en Estados Unidos.

robot autonomo BMW 4

¿Durante cuánto tiempo seguido son capaces de trabajar?

Nada más y nada menos que ocho horas, lo que dura el turno de trabajo de cualquier persona que no haga horas extra. Durante ese tiempo se nutre de la energía que le proporciona una batería reciclada del BMW i3. Los desarrolladores se han basado en la experiencia de fabricación del pequeño eléctrico para alimentar al protagonista de este proyecto piloto que se integrará en las operaciones en serie este mismo año. ¿Estaremos ante el principio del fin de los trabajadores de carne y hueso? Es pronto para decirlo, pero lo que está claro es que la tecnología produce y destruye puestos de empleo sin miramientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *