El segundo Opel Insignia viene en camino: probablemente será un ‘Modelo 2017’

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1

prototipo opel monza 2013_4
Han echado a andar un buen puñado de fotos en Nürburgring con un Insignia tapado en pegatinas. Las pruebas en el autódromo van bastante por delante de la venta, porque, haciendo cálculos simples, en Opel pasarían de una generación a otra rondando el 2017.

Cambios estéticos

En el morro, el Insignia II ha de tener el tipo del Astra y el Corsa más recientes, que tomaron algunos trazos del frontal del coche muestra Monza 2013 (el que aparece en imágenes). A este molde de plásticos y aluminio corresponden las fotos del artículo; mejor sacudirse la imaginación de encima y agarrarse a que los faros y la calandra serán muy similares al utilitario y al compacto renovados en el 2015.

De la mitad de coche hacia atrás es donde hay más sitio para fantasear. En las instantáneas de los fotógrafos espía se ve un coche con un aire de Passat CC o Mercedes CLS, de ésos con una falda de vidrio que va cayendo casi hasta tocar el suelo. Aquí, el común de los periodistas opina que el Insignia 2017 borrará la carrocería sedán de cuatro puertas, y que se quedará sólo con la de cinco puertas y la familiar. A éstas, habría que añadir la ‘Country Tourer’, porque es tendencia lo de alzar la carrocería, acoplarle unos protectores en los bajos y darle un tinte campesino al modelo.

El Insignia es coche ecuménico, para todos los mercados y para la doble cara de General Motors en Europa y Asia: Opel y Vauxhall. A fecha de este texto, el Insignia ha recibido más halagos en una generación que todos los Vectra previos, conque es tentador pensar que el siguiente vehículo de los cinco metros en Opel va a refrendar su éxito.

prototipo opel monza 2013_2

Más ligero que su predecesor

Mirando lo que ha ocurrido con el Astra, lo mismo es deducible que pesará bastante menos. El compacto se ha quitado más de cien quilos de encima tan sólo con el empleo de materiales nuevos y el coche salón hará lo propio.

¿Con qué motores llegará?

En el equipamiento y la mecánica me atrevo menos a hacer de adivinador. El Insignia que aún ha de durar dos años más tiene el límite en el motor 2.8 l. V6 turbo con 325 CV en la versión ‘OPC’ (Opel Performance Center o Centro de Rendimiento Opel). Por el lado diésel, el límite ahora mismo está enrocado en los 170 CV de un cuatro cilindros y dos litros de capacidad. Pero es tarea que puede hacer un mico adiestrado lo de cambiar unas pocas piezas en vistas a soportar regímenes de giro más elevados, y reprogramar la centralita; 200 CV diésel son la seña habitual de la mayoría de fabricantes.

Lo veremos el año que viene en Frankfurt

Mientras otros van pagándole a estos fotógrafos que se camuflan en los árboles –no digo que sea un trabajo innoble– y vayan apareciendo más y más reseñas breves del Insignia II, nosotros nos sentaremos a leer esta novela por capítulos que se acabará en el Salón de Frankfurt del 2017. Yo creo que ahí dará la cara el más pinturero y bien proporcionado de los Opel. Y deseo que continúen en el camino de dar una gama GLP: me parece que han hecho un buen trabajo con el motor 1.4 Turbo de 140 CV Gasolina+Gas Licuado de Petróleo.

Fotos del prototipo Opel Monza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *