Ford se trae de Estados Unidos su Fiesta ST 200

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1

ford fiesta st 200_1
El verano del 2016 Ford añade un apéndice a la configuración del Fiesta ST. Desde esa fecha, el comprador puede elegir entre el Fiesta ST estándar y el Fiesta ST 200. La nomenclatura alude al redondeo de la cifra de potencia que se le ordeña al motor 1.6 L. EcoBoost.

Cruzando el charco

Los propulsores turbo son maleables y se abren a más derivaciones de caballaje y par motor que los motores de aspiración convencional. Así, los 182 CV del ST común que se vende desde el 2013 pasan a los 200 CV sin cambios mecánicos que explicar. Esta fuerza del Fiesta deportivo ya la tenían en los Estados Unidos, donde sólo existe esta configuración del motor. Es decir, que lo expuesto en el Salón de Ginebra 2016 no se trata en absoluto de una edición nueva; nada más es una importación del mismo coche que se vende en Norteamérica.

Pinceladas de deportividad

Los cambios que lo encarecen están en las tapicerías de la casa Recaro, las llantas, la pintura gris de la chapa, los frenos algo más nervudos y con pinzas rojas y un rebaje muy leve de la altura entre el suelo y la base del coche.

El Fiesta ST 200 iguala el número de caballos de otro modelo veterano entre los utilitarios de rendimiento achispado: el Clio RS, aunque el Fiesta ST 200 añade a momentos puntuales 15 CV con una función de sobrealimentación en el turbocompresor, un extra de potencia que la electrónica permite al conductor durante menos de 20 segundos. Pasado este tiempo con el acelerador a fondo, el forzado del turbo se corta.

ford fiesta st 200_2

Más caro de lo que nos gustaría

El sobrecoste del ST 200 deshace un tanto la receta que lo ha convertido en el pequeño deportivo más vendido en Europa: un notable compromiso entre precio y comportamiento. El coche queda algo desequilibrado por ello, y estimo que tendrá menos demanda que el ST 182 CV corriente. A último término, es un modelo que no durará demasiado tiempo en el mercado, porque la sexta generación del Fiesta salió de fábricas en el 2007 y ya ha pasado su punto de maduración. Se ve muy próxima la renovación íntegra de chasis y carrocería en la que será la séptima descendencia.

Ya quedando claros en que Ford se trae de América a Europa las especificaciones de su Fiesta, se lamenta que hayan dejado de lado la carrocería que se da allí, la de cinco puertas; el ST 200 permanece como un dos puertas más portón trasero, que es precisamente lo que le resta bondades al compararlo con el Clio RS o el Polo GTI, que no valen lo que ofrecen pero que son de uso más amable con los acompañantes de los conductores.

Fotos del Ford Fiesta ST 200

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *