Ford Focus ST y su banda sonora, el legado del Mustang
El vídeo es simplemente espectacular. Como ya tenemos encima la tormenta del Focus ST, los del óvalo van dejando perlas como ésta. Subidle mucho el volumen al vídeo porque no tiene desperdicio. Es un duelo de sonidos entre el ST y el famoso beatboxer Killa Kella y sus increíbles dotes multivocales.

Lo que Ford quiere mostrar aquí es su sistema de percepción del sonido del motor dentro del habitáculo. Un invento algo marciano que ya se tenía la anterior generación del Focus, pero que ahora se ha perfeccionado para que el conductor vibre con el sonido y las sensaciones. Este sistema se llama Active Sound Symposer, y pretende que la experiencia de la conducción del monstruo de Ford sea totalmente directa, que te conecte al coche incluso con el sonido.

El muscle car dentro del compacto

Lo cierto es que este artilugio para amplificar el ruido del motor nació hace bastante más tiempo, y el primero en contar con él no podía ser otro que el Ford Mustang. De casta le viene al galgo, dice el refrán. Es decir, que hay mucho conocimiento y desarrollo en muscle cars dentro de un corderito como el Focus.

El motor ya de por sí no va a tener desperdicio. En Ford dicen que el 2.0 Ecoboost del ST rinde lo mismo que un 2.6 de cilindrada y juran sobre la biblia que no hay ningún lag o vacío de potencia por la entrada del turbo cuando hundes el pedal en el acelerador. Con respecto al motor del Volvo de 5 cilindros que montaba el previo Focus ST, el nuevo emite un 20% menos de CO2 y suma un 10% más de potencia.

Puede que sobre el papel no supere al Astra OPC, porque las cifras de potencia están por debajo. Pero habrá que ver qué sucede dentro de un circuito, porque el complejísimo sistema de suspensión multibrazo de Ford puede tener mucho que decir a la hora de su comportamiento en las curvas. Eso sin nombrar la ligereza de peso del motor con respecto al de Opel.