Cómo prevenir averías en el embrague y en la caja de cambios

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

cambio de marcha
No le faltaba razón a quien dijo por primera vez eso de que prevenir es mejor que curar. Normalmente no cuesta mucho esfuerzo evitar una avería, para lo cual es importante llevar a cabo una serie de buenas prácticas que hay que reforzar con los mantenimientos oportunos.

Hoy quiero centrarme en los problemas que pueden sufrir tanto el embrague como la caja de cambios, dos partes fundamentales en cualquier coche. Por eso te invito a tomar nota de todo lo que te contaré a continuación, ya que puedes ahorrarte más de un disgusto.

Consejos que tu coche agradecerá

1- Si te vas a detener en un stop, en un semáforo o en un paso de cebra, lo mejor que puedes hacer es levantar el pie izquierdo del embrague. Haciéndolo, tras poner punto muerto para que no se te cale el coche, estarás alargando la vida útil del mismo.

2- El embrague hay que utilizarlo con la máxima suavidad posible. Hay que evitar acoplamientos violentos del disco que puedan dañarlo.

3- Al cambiar de marcha, pisa el pedal del embrague hasta el fondo para que la conexión sea más limpia. Te lo agradecerá el disco de embrague, que se desgastará menos.

pedalera
4- Es bueno que las fundas de los pedales estén en buen estado. Échales un vistazo de vez en cuando y ten en cuenta que sustituirlas no implica una gran inversión. Evitarás inoportunos deslizamientos que pueden provocar accidentes.

5- Cada 20.000 kilómetros, o cada vez que te toque cambiar el aceite, revisa el pedal del embrague fijándote en el recorrido que hace. De esta forma comprobarás si el muelle funciona correctamente.

6- Es importante que el nivel de lubricante de la caja de cambios sea el idóneo. Es bueno reemplazar dicho aceite cada vez que sea necesario. Es especialmente recomendable en los cambios automáticos de doble embrague como el DSG de Volkswagen.

7- Comprueba que todos los elementos que forman parte de la suspensión funcionan como es debido. Si no lo hacen, podrías tener problemas con la transmisión, ya que son los que se encargan de transmitir el movimiento desde el motor hasta las ruedas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *