Cómo pintar tu coche, paso a paso

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Lo más recomendable es dejar la tarea de pintar al coche a alguien verdaderamente experto pero, si tu presupuesto no te o permite o te crees lo suficiente manitas (o valiente) como para intentarlo, te mostramos algunos de los pasos que tienes que dar y los consejos que deberías tener en cuenta. Y recuerda, las margaritas a lo “happy flower” hace mucho tiempo que pasaron de moda.

1 – Nos vamos de compras

Antes de cambiar el color del automóvil, debemos reunir los siguientes materiales:

  • Equipo para pintar: Pistola de spray, pintura, sellador, diluyente, secativo de cobalto y bote de imprimación.
  • Herramientas para lijar y abrillantar.
  • Equipamiento de seguridad: Máscara, traje para pintado, gafas protectoras para pintar y lijar.
  • Celo de pintor y paneles de PVC: Para el revestimiento de paredes del garaje, lunas, faros y parrilla del coche.

Si nunca has pintado un vehículo y quieres que el resultado sea el más adecuado, puedes ir realizando antes de nada (a modo de ensayo) los siguientes pasos en un trozo de chapa. Puedes ir a un desguace para conseguirla. Así, podrás ensayar los “barridos” de pintura con la pistola, calcular las distancias, la carga adecuada, etc…

2 – El lugar adecuado

Busca el lugar adecuado para realizar el trabajo, es decir; que tenga ventilación e iluminación, donde no se pueda levantar polvo y donde no se pueda tropezar con nada. Recuerda que los garajes residenciales pueden tener calentadores de agua, lavadoras, hornos y en general, elementos que pueden reaccionar ante los gases de la pintura. No olvides cubrir las paredes del lugar con paneles de PVC para no ensuciar nada.

3 – Lijar el coche


Después de pasar por tu automóvil, llega el momento de lijar. Es algo fundamental que muchos ya habrán hecho en las paredes de casa antes de darles un par de capas de pintura. Al lijar o decapar la chapa completa del coche conseguiremos eliminar las impurezas, quitar la pintura levantada o restos de aceite y suciedad. Además, un buen lijado asegurará la adherencia de la pintura. Emplea una lija de agua adecuada (se venden en comercios especializados), y usa la masilla plástica para alisar las posibles muescas o pequeñas cisuras.

Las masillas pueden ser de diferentes tipos dependiendo de la chapa de tu vehículo y sus plásticos:
Masillas para plásticos (recuerda que se emplean muchos plásticos en la fabricación de piezas para el automóvil), de fibra de vidrio de aluminio.

4 – Imprimación y vuelta a lijar

Después de pulir los desperfectos y haber dejado lisas todas las zonas del vehículo, aplicamos imprimación con pistola en su color base. La imprimación conseguirá sellar, fijar, aislar y proteger la chapa. Después, lijamos nuevamente de manera suave y siguiendo la silueta del coche, es decir; imaginando que estamos siguiendo la veta de una madera.

5 – Sellar el lijado

Una vez que el automóvil se haya lijado completamente, pasamos a la preparación de la pintura. Para ello, es indispensable conocer las proporcionas justas que debemos mezclar y seguir las indicaciones del fabricante. Antes de pintar, aplica una capa de sellador en los metales exteriores del vehículo. Los selladores de resina epóxica son productos idóneos para consolidar e igualar la absorción de la pintura. Necesitarás una pistola para rociar y aplicar el sellado; recuerda que debes usarla a base de constantes barridos horizontales. No dudes en dar más de una capa si lo ves necesario.

6 – Pintar el coche

Ahora que tenemos el coche preparado para su cambio de look, es momento de hacer una buena mezcla de pintura. Para ello, podemos emplear dos tipos de proporciones: monocapa o bicapa.

Si quieres llevar a cabo una proporción monocapa, las dimensiones de mezclado deberían ser un 50% pintura, 25% diluyente y 25% secativo de cobalto o catalizador. Se recomienda pedir al fabricante del vehículo (puedes acudir a un concesionario del mismo) el catalizador que corresponde al modelo de coche.

Si quieres emplear una proporción bicapa, las proporciones serían de 75% pintura y 25% de diluyente. Recuerda que, la primera de las capas que desees dar (mínimo dos), debe estar más diluida en proporción disolvente. Espera 15 o 20 minutos cada vez que vayas a dar una nueva capa.

No olvides quitar la antena del coche y cubrir concienzudamente todas las lunas, los espejos de los retrovisores y las ruedas. Tras haber pintado la última mano, debes esperar al menos una hora o dos para dejar que seque.

7 – El lacado del automóvil


El lacado es uno de los procesos más delicados a la hora de terminar con el proceso de pintura, por lo que deberás ser paciente y esmerado. Para ello, se recomienda usar una pistola de pico 1.3-1.4 y una presión en pistola de 2 bares o en boquilla de 0.7 bares. A la hora de aplicar el lacado (barniz) la primera mano debe ser ligera pero sin dejarlo pulverizar todas las zonas. Espera unos 5-10 minutos de evaporación y después aplica una mano más. Deja que el lacado se evapore de nuevo y, finalmente, dale calor con un secador.

Después de dar matiz y brillo a la pintura del coche, ten cuidado de que no se pegue nada en la chapa, pues el lacado es muy adherente a los pelos y el polvo. Deja que el coche seque completamente durante unas horas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *